Web Squared

0

por Sergio Montoro
CEO de Knowgate

Una de las formas sencillas de predecir por dónde no van a evolucionar las tendencias tecnológicas es creer a pies juntillas las predicciones de los presuntos gurús. Cuando los analistas hablaban de la Web Semántica como si hubieran inventado la pólvora aparecieron las redes sociales y ese es sólo el último episodio de una larga serie de predicciones fallidas debido a que los usuarios están constantemente descubriendo nuevos usos sociales de la tecnología que los expertos casi nunca alcanzan a prever.

El último término conceptual acuñado por Tim O’Reilly (padre de la etiqueta Web 2.0 en 2004) es la Web² (Web Squared). Esta nueva web no es un salto cuántico sobre lo que ya existe, sino más bien una evolución mediante la interconexión de servicios y tecnologías.

Para intuir por dónde puede evolucionar la World Wide Web a corto-medio plazo lo mejor es comenzar por tomar la temperatura al estado de la investigación y la inversión en el sector TIC de Silicon Valley.

Tecnológicamente hay tres áreas de gran efervescencia: el tratamiento de datos en tiempo real, el software como servicio, y las aplicaciones para dispositivos móviles (incluyendo un fuerte componente de geoposicionamiento). Las redes sociales, en pleno auge entre los usuarios, generan cierto escepticismo en los inversores debido en gran parte a las dificultades de los sitios como Facebook para encontrar su senda definitiva hacia la rentabilidad.

Con respecto a las start-ups, la crisis económica ha ocasionado que los inversores otorguen valoraciones inferiores a las empresas (lo cual significa menos caja líquida para empezar) y también que se busquen retornos de inversión más seguros y a más corto plazo con menores necesidades de capital. A decir verdad, los grandes inversores en software viven actualmente una especie de neurosis financiera en la cual buscan servicios novedosos y rompedores, por un lado, pero que puedan llegar rápidamente a generar ingresos por medio de algún modelo de negocio bastante seguro y bien conocido.

¿Cuáles son los resultados del cóctel anterior?

Pequeños servicios y subsistemas interconectados. A medida que las aplicaciones se vuelven más ricas y complejas, ha crecido en EE. UU. la tendencia a invertir en micro-servicios pensados desde el principio para ser revendidos a una empresa mayor. Se crean finísimas rodajas de funcionalidad, pequeñas piezas cuya finalidad es encajar dentro de un marco superior de cosas. Los micro-servicios tratan de tomar el control sobre silos estratégicos de información tales como las listas de usuarios de las redes sociales. Si bien nadie cuestiona el valor de los grandes recopiladores de información, como Google, existen dudas acerca de la utilidad en términos de negocio de aglutinar toda la información a cualquier precio. En realidad, nadie parece saber con certeza cuál es la cantidad óptima de información que una empresa debe pagar por recopilar de sus usuarios para explotarla con el máximo de rentabilidad.

Servicios capaces de aprehender. Una aprehendizaje no en el sentido clásico en el cual lo ha concebido de forma clásica la Inteligencia Artificial, sino mediante el establecimiento de relaciones entre datos concretos. Estas relaciones pueden establecerse de forma explícita, como cuando un usuario conecta a dos de sus amigos en una red social, o de forma implícita como cuando un teléfono móvil toma su posición GPS y la asocia a la fotografía que está tomando.
Infoespectros. Dentro de no mucho tiempo cada objeto en el mundo real tendrá su infoespectro, es decir, una representación virtual del objeto físico que se podrá encontrar mediante una imagen, un chip RFID, un código de barras u otros medios de identificación. Las cámaras digitales y los GPS empotrados en los teléfonos móviles se convertirán en “los ojos de la web” mediante los cuales se capturará información del mundo exterior.

Info streaming. Cada vez más un mayor número de cosas sucederán en la red en tiempo real. En el consumo de información pasamos de los periódicos a las noticias online, de las noticias online al blogging y del blogging al micro-blogging de Twiter y Facebook. La información fluirá en tiempo real y caducará muy rápido. Quizá el ejemplo más palpable de la influencia del streaming más allá de las redes sociales haya sido la reciente campaña on line de Obama a la cual muchísimos analista.

Para intuir por dónde puede evolucionar la World Wide Web a corto-medio plazo lo mejor es tomar la temperatura al estado de la investigación y la inversión en el sector TIC de Silicon Valley

Mayor demanda de productos y contenidos. Conforme aumenta el número de personas conectadas a la red y las horas que pasan frente al ordenador, continuará aumentando la venta de productos online y contenidos multimedia. Las áreas de mayor volumen de ventas, viajes y entradas, son las que están experimentando más proliferación de nuevos servicios experimentales, redes sociales de viajes, guías turísticas personalizadas a la medida de cada viajero, sitios de comunidades para asistentes a conciertos, etc. La contratación de servicios de televisión digital también ha aumentado. Lo único que parece haberse estancado ligeramente es la compartición de archivos mediante redes P2P, probablemente debido a la persecución a la que son constantemente objeto por parte de las sociedades gestoras de derechos de autor.

Convergencia de dispositivos. En domótica, los discos duros multimedia evolucionarán aún más, se conectarán directamente a la web y serán capaces de servir tanto contenidos previamente almacenados, como TDT o videos de YouTube. Las videoconsolas adquirirán interactividad total con la web y proliferarán los juegos sociales.

Software como Servicio (SaaS). Será el modelo de negocio en auge en el próximo lustro. Especialmente por su capacidad para facilitar la distribución y despliegue de aplicaciones en grupos de usuarios geográficamente dispersos. El Software como Servicio no es algo nuevo, en realidad es algo casi tan viejo como la propia WWW. Se inventó con los primeros buscadores y ahora simplemente está dando el paso de generalizarse hacia las aplicaciones empresariales.

Compartir.

Responder