«Sin una red neutral, abierta y equitativa, el Software Libre no se hubiera generado»

0

Si se aprueba la LGT, España será el tercer país en aplicar la Net Neutrality por ley

Lourdes Muñoz Santamaría
Diputada en el Congreso por Barcelona
Portavoz del grupo socialista de la Sociedad de la Información en la Comisión de Industria

Datos biográficos

Lourdes Muñoz Santamaría (Barcelona, 1969)  conoce muy bien el mundo del software libre, pues es Ingeniera Técnica de Informática de Gestión por la Universidad Politécnica de Cataluña, analista de gestión, y Master Universitario de Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC) por la Universitat Oberta de Catalunya.

Implicada desde muy joven en la política, ya militaba en las Juventudes Socialistas de Cataluña en 1984. Ejerció de analista de gestión hasta 1999, cuando se incorpora al Ayuntamiento de Barcelona como Consejera Técnica del Distrito de Les Corts. Forma parte de la Ejecutiva Nacional del PSC con la responsabilidad de Secretaria de la Mujer desde el año 2000. Ha tenido varias responsabilidades orgánicas en el PSC y municipales en su querida ciudad de Barcelona. Diputada por Barcelona al Congreso de los Diputados desde noviembre de 2002, es Vicepresidenta Primera de la Comisión de Economía y Hacienda, Vocal de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio, Vocal de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de Igualdad Oportunidades y Vocal de la Subcomisión adecuación horario laborales y conciliación vida laboral.

Su dedicación prioritaria son los derechos de las mujeres –fue concejala de la Mujer del Ayuntamiento de Barcelona de 2001 a 2003- , así como los de los ciudadanos en la Sociedad de la Información.

Lourdes Muñoz es una de las personas que más apoyo han brindado al software libre desde sus puestos de responsabilidad política. Informática de profesión, coordina la propuesta del Gobierno para reformar la Ley General de Telecomunicaciones e introducir por primera vez en España el concepto de Net Neutrality, neutralidad en la red. Hablamos de todo ello con Lourdes en su despacho del Congreso de los Diputados.

Loudes Muñoz, durante la entrevista.

Gaceta Tecnológica. Lourdes, en los últimos tiempos ha generado gran expectación la reforma que el Gobierno va a hacer de la Ley General de Telecomunicaciones de 2003.  ¿Qué objetivos principales persigue la LGT y cuáles son sus peligros?
Lourdes Muñoz.
¿Peligros?, ninguno. El objetivo de entrada de la ley es uno práctico y obligatorio: trasponer las directivas europeas del llamado “paquete telecom”. Tenemos obligación como Estado de trasponer esas directivas, que buscan mayor competitividad en el mercado y crear un entorno que facilite las inversiones en las redes de alta calidad. No hay, por tanto, peligro alguno.
Al objetivo anterior hay que añadir otro muy importante. La reforma de esta ley va a otorgar más derechos a los usuarios, y más garantías de que esta norma se va a cumplir, y ello en toda la Unión Europea.
Por eso, tras la reforma, la nueva ley regulará los organismos reguladores. Se creará una especie de CMT de Europa, con unas normas para conseguir los anteriores dos objetivos.

G.T. ¿Mucho hemos escuchado hablar de Neutralidad de la Red, pero ¿cómo definirías tú a la red neutra? ¿qué significa que Internet tenga un carácter distribuido?
L.M.
Si tuviese que definir neutralidad en la red, diría dos conceptos clave: equidad en la circulación del tráfico y una red abierta. En realidad, lo que se pretende con esta idea de Net Neutrality es mantener el ecosistema de Internet como es hoy, o como ha sido hasta ahora. Queremos que el tráfico en la red sea equitativo, y que ello se garantice por ley.
Ahora bien, todo esto no es una novedad. La novedad es que sea una ley la que lo garantice. Hemos escuchado, en público, muchas voces que apuestan por saltarse la Net Neutrality como único medio de progresar. Y también diré que somos muchos los que queremos precisamente que el ecosistema de Internet –que es una suma de muchas cosas- se mantenga de una manera equitativa, que nadie pueda decir que el tráfico de un servicio, de una empresa o de una persona es priorizado respecto al otro.
Que no haya prioridades en el tráfico es muy importante e implica varias cosas. Primero, que se va a preservar el concepto de Internet como espacio público y equitativo. Después, que seguirá siendo un espacio de innovación, competitivo, generador de oportunidades de negocio, que aporta novedades… Todo lo que ha supuesto Internet ha sido posible por este ecosistema equitativo y puntuable. Y hemos de preservarlo.

«Tenemos la responsabilidad de preservar el concepto de internet como espacio público y equitativo»

Y luego, de otro lado, encontramos que Internet debe preservar los derechos de los usuarios. Es más, esto sería como el derecho a poder tener una idea y que triunfe en la red. Ese mismo derecho va a generar sector al TIC -desde las pymes-, oportunidades, nuevos trabajos. Y a la vez, el derecho como usuario individual: yo no quiero que quien tenga las infraestructuras decida por mí el servicio a atender antes. 
El día que hice el discurso en el Congreso, con un afán de hacer pedagogía –porque es un concepto muy importante, pero muy desconocido por gran parte de la ciudadanía-, hice un símil entre autopistas, concesionarias y coches, por un lado, e Internet, operadores y usuarios, por otro. Y explicaba que hay carreteras y autovías gratuitas, y hay infraestructuras y hay autopistas de pago. Pero cada conductor, antes de salir a la calle, decide por dónde va a circular, no está predeterminado a ir por un sitio u otro, y puede elegir salir o entrar. Pues bien,  ¿cómo vas a circular en la red?: es algo que no debería estar predeterminado. A la vez, las reglas del tráfico las ponen los Gobiernos, no cada concesionario de autopistas. Y, una tercera idea: un concesionario no puede decidir qué marca de coches o empresa de camiones pasan por un carril exclusivo y más rápido.
Este ejemplo hemos de trasladarlo al mundo de la red. Un operador no puede hacer un acuerdo económico con un servicio para que Google, Facebook, etc., pasen más rápido o su tráfico vaya más veloz que otros. O, por ejemplo, que el P2P pase delante del vídeo. No. Con el ancho de banda, es el usuario quien tiene derecho a decidir qué hacer él.
Y sobre todo, hay que dejar claro que la Net Neutrality no prohíbe la gestión, prohíbe que esta gestión sea arbitraria, cosa muy diferente. Lo que no se permite es que el tráfico en la red vaya en función de acuerdos comerciales. Y esto es muy importante aclararlo.

G.T. ¿Cómo beneficiará esto al ciudadano?
L.M.
Mucho. Hemos presentado enmiendas muy interesantes en este campo. Unas, que yo llamaría de “ciberderechos”, otras de derechos ante las reclamaciones a operadores, y otras de mejorar el servicio universal. Creíamos que era importante reforzar por ley los derechos de ciudadanía, especialmente toda la parte de “ciberderechos” –los llamados derechos de cuarta generación-. Por eso metemos aquí la Net Neutrality, o el secreto de las comunicaciones. Pero también marcamos a los operadores una serie de cuestiones para que los usuarios tengan más derechos a la hora de presentar quejas.
Queremos que cualquier persona que tenga una buena idea, la puede desarrollar, independientemente de que haya tenido antes muchos recursos o no, o tenga detrás una gran empresa. Igualar oportunidades es muy importante, y esa ha sido la gran innovación de Internet. Y debe seguir siéndolo.

«Queremos que cualquier persona que tenga una buena idea, la puede desarrollar, independientemente de que haya tenido antes muchos recursos o no, o tenga detrás una gran empresa.»

G.T. Seguramente, el usuario de a pié no es consciente muchas veces de que la red va más lenta porque se está priorizando a otras compañías
L.M. Eso es lo asombroso. Este tema es mucho más relevante para el ciudadano que muchos de los que hablamos habitualmente. Por eso está bien que estemos aquí, que hagamos pedagogía, que se vea que también en esta materia tratamos de mirar por el bien común.
Uno de los aspectos que vamos a tocar en esta Ley va a ser el refuerzo de las garantías de los usuarios. Por ejemplo, hemos hecho una enmienda aclarando que las facturas no pueden tener errores, que han de ser claras, que han de ser concisas; hemos incluido una sanción si el operador no garantiza la información telemática;  etc. Otro caso más para aclarar conceptos: cuando se apruebe la ley, un usuario podrá quejarse no sólo porque se haya cortado el servicio de red, sino por degradación en la calidad del mismo. En el teléfono, o hay línea o no la hay; pero en Internet, si no funciona correctamente el servicio, uno navega, pero peor, y puede sufrir perjuicios por ello. La Ley recogerá el derecho a la compensación económica en estos casos.

G.T. Intentar regular esto significa reconocer que las empresas que ofrecen servicios en Internet no lo están haciendo del todo bien…
L.M.
Yo no voy a entrar en el debate de si lo hacen o no lo hacen. Éste es el protocolo general establecido, y todo el mundo está de acuerdo. Bueno, pues si es el protocolo y todo el mundo estamos de acuerdo, mejor que lo garanticemos y que sea transparente. No voy a valorar si algunas operadoras se lo están saltando o no. Lo que quiero es que la Ley garantice que a partir de ahora se va a cumplir.

G.T. Porque, ¿ése es el valor que vosotros pensáis aportar a la Comunidad?
L.M.G.
Hay un valor tecnológico claramente y es que, nos guste o no, tenemos un motor de desarrollo muy importante y reconocido. Pero existe una inversión enorme en productos y servicios en el cloud que, por qué no, alguien que venga del Software Libre pueda utilizarlos para desarrollar aplicaciones open source. ¿Por qué no portar Moodle a Azure?, cosa que ya hemos hecho…
Además, pensamos que para el mundo del software contar con compañías como la nuestra es positivo, ya que tenemos mucho que decir. Cuando acabamos debatiendo con la comunidad del Software Libre, percibimos esta necesidad de relevancia de la comunidad. En uno de los eventos a los que hemos asistido recientemente, el mensaje que nos llevamos es que todo es posible con Software Libre. En esa vocación de ganar relevancia también somos importantes y las empresas pueden beneficiarse de ello.

Lourdes Muñoz, junto a la reportera de Gaceta Tecnológica.

G.T. Puede ser que muchas empresas se nieguen a facilitar datos…
L.M.
Espero que no, porque sería incumplir la Ley. No todo el mundo piensa lo mismo sobre este tema, pero lo importante es que el Parlamento ha de poner por encima el interés general, económico y social. Y en este caso, el interés general, de generar empleo, de generar oportunidades económicas y el de los derechos de usuarios y pymes, confluyen absolutamente en que la neutralidad en la red es el mejor ecosistema para el bien común.
Nosotros tenemos que poner por delante la mayoría. Seguramente habrá que reglamentar toda esta materia. Internet es un espacio donde continuamente hay que renovar y los servicios continuamente lo hacen. Pues lo mismo ocurrirá con las empresas, tendrán que innovar. Yo no me voy a meter en lo que no es mi trabajo, eso le toca a cada uno.

G.T. ¿Qué ha ocurrido en los otros países de la Unión Europea?
L.M.
La verdad es que no sé cuáles han traspuesto ya la directiva europea. Pero hay que dejar una cosa clara: la Net Neutrality no viene de la directiva europea; la Net Neutrality la metemos nosotros. La Ley inicialmente se tramita para trasponer directivas europeas, que buscan competitividad, derechos y que se cumplan las leyes en todos los sitios. Pero, además, en el momento de tramitar la Ley, el Grupo Socialista, de acuerdo con el Gobierno, nos planteamos mejorar el proyecto inicial para intentar añadir a esto más derechos y más competencias. Es por eso por lo que aparecen esta serie de enmiendas.
Hace unas semanas, el Consejo Europeo presentó un informe a favor de la neutralidad en la red. La Unión Europea se ha manifestado alguna vez a favor de esta neutralidad.
Si esta Ley se aprueba, España se convertirá en el tercer país del mundo en aprobar este derecho.

G.T. Gasto para el ciudadano no supone nada, tan sólo para las grandes empresas…
L.M.
Tampoco es un gasto excesivo. No hemos incluido ninguna enmienda que lo suponga. Todo lo contrario. Nosotros no queremos poner sobrecarga a las empresas, sino facilitar que haya competencia, que haya innovación. Y eso no es sobrecarga, es marcar las reglas de juego de hasta qué límites no se puede pasar.

«Desplegar las redes de alta capacidad y la Net Neutrality, puede traer a este país desarrollo económico y posibilidades de servicios innovadores. «

G.T. Y el Software Libre, ¿cómo encaja aquí?
L.M.
Realmente, el Software Libre no entra en esta Ley. Yo soy una defensora del código abierto, pero no era una materia que pudiera tratarse en este proyecto.
Ahora bien, al incluir la ley la neutralidad en la red y de servicios, entrevemos el Software Libre. Net Neutrality significa una red abierta, y el Software Libre es un gran ejemplo de inteligencia colectiva a través de la red, en la que la gente está dispuesta a dar para construir algo. Sin una red neutral, abierta y equitativa, seguramente el concepto de web social, Software Libre o la propia Wikipedia, dudo que se pudieran haber generado.
Creo en esto firmemente. Necesitamos las redes de alta capacidad. Tendrá que haber un plan de Estado, seguro, que cubra las llamadas zonas oscuras, las zonas no rentables, donde no hay retorno de la inversión. Sin alta capacidad, sin una red veloz, no podemos desarrollar servicios ni competir en innovación.
Desplegar las redes de alta capacidad y la Net Neutrality, puede traer a este país desarrollo económico y posibilidades de servicios innovadores. Y por eso es muy importante que la tramitemos y que se apruebe en noviembre.

Compartir.

Responder