Los estándares abiertos ahorrarían al sector público mil millones de euros al año

0

La Comisión Europea ha lanzado una nueva política para ayudar a las autoridades públicas a evitar que dependan de un solo proveedor TIC. El cumplimiento de las recomendaciones de este nuevo enfoque “contra la cautividad” permitiría al sector público ahorrar más de 1 100 millones de euros al año. Por ejemplo, la apertura de los procedimientos de licitación podría atraer a un número cada vez mayor de licitadores con mejores ofertas (normalmente, la duplicación del número de ofertas reduce el importe del contrato en un 9%).

Según la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes, “las normas abiertas fomentan la competencia, promueven la innovación y ahorran dinero. La guía publicada tiene por objeto ayudar a las autoridades nacionales a aprovechar todas las oportunidades de innovación y eficiencia”.

Trabajar con estándares -en lugar de especificar una sola marca, herramienta, sistema o producto tecnológico- al adquirir sistemas TIC, ahorra dinero a los contribuyentes. Sin embargo, muchas organizaciones carecen de la experiencia para decidir qué normas son relevantes para sus necesidades TIC, o temen que el coste inicial del cambio sea demasiado elevado y pueda conducir a la pérdida de datos. En consecuencia, permanecen cautivos de sus sistemas de TIC o de una relación con un único proveedor.

Además, una mayor utilización de los estándares hace que sea más fácil el intercambio de datos entre los sistemas públicos, por lo que los ciudadanos pueden proporcionar sus datos de una sola vez para toda la administración pública y así facilitar los servicios transfronterizos del e-Gobierno que los ciudadanos y las empresas necesitan para viajar, trabajar, estudiar, hacer negocios en la UE.

El objetivo de la guía es ayudar a los funcionarios responsables de la planificación y compra de sistemas y servicios de TIC para las organizaciones públicas. En este sentido, el documento sirve de ayuda a los países, regiones o sectores de aplicación para desarrollar una estrategia de TIC global, que consiste en unos principios fundamentales para que los sistemas TIC trabajen en conjunto y para proporcionar un servicio eficiente a los ciudadanos.

Por otra parte, les ayuda a evaluar las normas existentes de manera equitativa y transparente, a fin de elegir las más adaptadas a su estrategia y evitar la “cautividad”. La guía sugiere que la planificación a largo plazo contribuirá a sustituir los sistemas que favorecen el “cautiverio de los clientes” por alternativas basadas en normas; lo que deberá compensar los costes iniciales más elevados de sustitución de los sistemas. Por último, la guía ofrece a los funcionarios responsables de la contratación pública orientaciones prácticas para acompañarles en el proceso de aplicación de la nueva iniciativa.

A fin de apoyar a las autoridades públicas durante el proceso de transición, la Comisión Europea organizará reuniones con las autoridades públicas, las empresas de TIC, los organismos de normalización y la sociedad civil, con objeto de que los organismos públicos intercambien conocimientos, se adapten a las nuevas mejores prácticas, analicen los problemas comunes y propongan soluciones comunes.

Compartir.

Responder