Llega Goteo, la plataforma de microfinanciación distribuida

0

El crowdfunding entra con fuerza en el mundo open source

En las próximas semanas entrará en escena Goteo, la primera plataforma que hace del crowdfunding su seña de identidad. Con un sistema basado en captar muchas pequeñas donaciones, la iniciativa pretende hacer posible proyectos abiertos de bajo presupuesto. Y todo ello bajo la filosofía open source, al ser común que muchas de las obras que así se capitalizan sean creadas desde el principio para el dominio público, o lo que es lo mismo, proyectos con un ADN abierto.

Goteo es una plataforma digital para constituir una red de producción, microfinanciación y distribución de recursos para el sector creativo, para el desarrollo de proyectos sociales, culturales, educativos, tecnológicos… que contribuyan al fortalecimiento del procomún o bien común compartido del que pueden disfrutar todas las personas que forman una sociedad, sin ningún tipo de restricciones de acceso.

Aunque surgió para casos esporádicos entre los años 90 y el presente siglo, el crowfunding aparece cada vez con más fuerza en el mundo on line. Este modelo de financiación permite desarrollar proyectos e iniciativas basándose en una conocida técnica: lograr que el máximo de usuarios posibles aporten pequeñas cantidades económicas. A cambio, se ofrece una recompensa proporcional (pegatinas o camisetas y un producto creado para el dominio público).

Cuando la empresa creadora de Goteo -la catalana Platoniq– empezó a diseñar este proyecto, le asaltaron dos grandes cuestiones: cómo lograr que crowdfunding se identifique con compromiso, y de qué manera se puede garantizar que el impulsor de un proyecto finalmente lo lleve a cabo.

Respecto al primer interrogante, Platoniq encontró la solución en la especialización. Goteo sólo permitirá financiar aquellos proyectos que ofrezcan algún tipo de retorno colectivo. Así, con una liciencia copyleft, o creative commons, el usuario podrá aprender cómo se hizo el producto y ser capaz de mejorarlo.

En cuanto a la duda sobre cómo garantizar que el impulsor de un proyecto finalmente lo ejecute, Platoniq decidió estructurar el proceso en dos fases. La primera sería una ronda de financiación similar a las que se establecen normalmente, pero sólo para lograr el capital mínimo necesario de cara al inicio del proyecto. Una vez recibido, el creador dispone de otro plazo en que ponerse a trabajar informando de sus avances para lograr más fondos.

Conscientes de la popularidad que seguramente les genere este sistema, desde Goteo establecen criterios para acceder a su red social. “Buscamos proyectos digitales que incidan en la sostenibilidad y/o la ecología, la educación y el aprendizaje, la investigación académica, el espacio público, los nuevos medios, el arte y el software, y también que destaquen por mezclar estos ámbitos”, señalan los creadores.

Cabe destacar que en esta actividad han participado, jugando el rol de cofinanciadores, desde creadores audiovisuales y programadores informáticos hasta emprendedores, pasando por representantes de instituciones públicas (vinculadas a las artes escénicas, los museos, la educación o el mundo de la empresa) o también personas del ámbito universitario, quienes han podido descubrir y compartir criterios comunes para entender cómo funcionan los mecanismos del crowdfunding, y cómo tratar de replantearlos..

Compartir.

Responder