Libros electrónicos, la cuarta pantalla

0

por Ignacio Cobo y Fernando Monera
Departamento de Innovación de France Telelecom y Open Sistemas

En los últimos meses el fenómeno de los libros electrónicos va llegando progresivamente a España y amenaza con convertirse en un verdadero fenómeno social que revolucionará el sector.

Los ebooks se basan en el uso de una tecnología de presentación, conocida como e-ink, tinta electrónica, cuya principal ventaja son las excelentes capacidades de lectura que ofrece incluso en las condiciones más adversas como pueden ser a ciertos ángulos de inclinación o incidiéndole luz solar directa. Además, este tipo de tecnología aporta un gasto extremadamente bajo de energía gracias a que, una vez formada la imagen en su pantalla, ésta se mantiene sin necesidad de seguir aplicando corriente, haciendo por todo ello su experiencia de uso muy cercana al libro clásico. Unido a esto, apoyan elementos claves como el ayudar a eliminar el uso de espacio físico gracias al gran espacio de almacenamiento que disponen bien en memoria interna o expandiéndolo con tarjetas de memoria externas (SD, MMC, etc), evitando además el uso indiscriminado de papel, con una consecuente implicación medioambiental, soportan formatos de documentos de uso estandarizado como el PDF o Epub entre otros y cada vez más, están dotados de capacidades de movilidad mediante la incorporación de comunicaciones como es el WIFI y 3G.

Algunos expertos comparan esta revolución a la que se dio hace una década con el fenómeno mp3. De la misma forma que aquel formato inició un cambio radical aún en marcha en la industria, este nuevo formato de lectura, al igual que ocurre cada vez que aparece una nueva tecnología, abre un abanico de posibilidades en distintos sectores -aparte del tradicional y más extendido como es la venta de libros electrónicos on line cuyo pionero y líder es Amazon con su famoso Kindle– como son el de la distribución de prensa digital, así como contenidos en formato electrónico en general, la enseñanza en todos sus distintas facetas: presencial, a distancia (e-learning), etc… haciendo posible llegar la cultura a lugares donde hasta ahora era muy complicado y eliminando ciertas barreras que el libro clásico presenta. ¡Tan sólo imaginaos la posibilidad tener toda la biblioteca nacional a un sólo clic en vuestro libro electrónico!

Y al igual que ocurrió con la música, estas revoluciones generan nuevos modelos de negocio de los cuales hay que saber aprovecharse

Quizá uno de los factores clave que ha hecho que el libro electrónico no haya despegado del todo en España al igual que ha ocurrido en otros países es el elevado precio de este dispositivo -situación que ya se están encargando los fabricantes de cambiar con nuevos terminales a un precio mucho más asequible- así como la todavía escasa disponibilidad de libros en nuestro idioma y madurez de esta tecnología.

Volviendo al ejemplo del mp3 en el sector de la música, el libro electrónico amenaza con dar un vuelco a la industria editorial y distribución clásica que actualmente conocemos, hecho que siempre genera recelo y desconfianza entre los distintos actores que lo forman. Y al igual que ocurrió con la música, estas revoluciones generan nuevos modelos de negocio de los cuales hay que saber aprovecharse.

El libro electrónico, o e-book como mayoritariamente se le conoce, está llamado a convertirse en la cuarta pantalla y nos traslada, de forma equivalente a lo ocurrido con otras industrias en el siglo XXI, la confluencia del mundo editorial, Internet y la movilidad, a través de una nueva tecnología que está aquí para quedarse.

Compartir.

Responder