Libertad aumentada

0

Desde la llegada de los primeros sistemas capaces de presentar imágenes, uno de los mayores anhelos de los usuarios ha sido el conseguir integrarlas en el mundo real. Así, los sistemas han ido evolucionando desde el primitivo Sensorama (1962), donde el usuario podía “experimentar” las sensaciones de conducir una motocicleta, hasta las consolas actuales donde los jugadores pueden interactuar con los personajes del videojuego ubicados en nuestro entorno.

No obstante, las aplicaciones de la realidad aumentada (RA) ni se limitan al mundo del ocio, ni son un mero entretenimiento: se trara de aplicaciones diseñadas para facilitar al usuarios tanto información acerca del medio, como para lograr una mayor efectividad en la actividad desarrollada.

Por este motivo, la RA no debe considerarse nunca como el fin de un determinado sistema, sino como el medio para lograr los objetivos marcados.

Así, el uso de la RA debe plantearse como una tecnología capaz de integrar la presentación de información obtenida mediante un proceso, sobre el entorno natural del usuario.

Un cirujano, por tanto, puede encontrar una ayuda inestimable con estos sistemas si sobre el cuerpo del paciente se proyectan sus constantes vitales y las zonas precisas en las cuales ejecutar la intervención con los mínimos riesgos; para un conductor, proyectar sobre el parabrisas la ruta del GPS sin necesidad de apartar la vista de la carretera es una garantía de seguridad. Un arquitecto podría, incluso, diseñar de forma interactiva una avenida, manipulando la disposición y ubicación de los elementos hasta encontrar la mejor disposición.

Hasta no hace demasiado tiempo, estas soluciones sólo se encontraban en sistemas propietarios, con una orientación muy definida y sin posibilidad de adaptarlos a nuestras necesidades. Por fortuna, la RA no deja de ser una tecnología basada en conocimientos comunes presentados de forma imaginativa, y existen multitud de librerías, plataformas y herramientas GNU/GPL a disposición de cualquier desarrollador que busque una nueva forma de presentar los resultados de su aplicación.

La RA no deja de ser una tecnología basada en conocimientos comunes presentados de forma imaginativa, y existen multitud de librerías, plataformas y herramientas GNU/GPL a disposición de cualquier desarrollador

Así, en Athlántica se utilizan herramientas como ARToolkit, irrlicht, Blender para los desarrollos en RA y holografía en entornos industriales críticos, lo que prueba la potencia y fortaleza de estos productos.

Por su parte, Blender e irrlicht facilitan los medios para la generación de imágenes tanto en 2D como 3D que mostrarán la información y resultados, mientras que ARToolkit proporciona un entorno de trabajo accesible por todos. Mediante una webcam y un navegador, permite experimentar con los modelos generados sin necesidad de adquirir o desarrollar equipos, facilitando y abaratando los costes de desarrollo.

Dichas herramientas se encuentran al alcance de todos los usuarios de forma gratuita y excelentemente documentadas, quedando limitadas sus posibilidades sólo por la imaginación de cada persona.

Todo esto permite vaticinar que en un futuro próximo el número de soluciones y dispositivos capaces de interactuar con el usuario mediante RA crecerá vertiginosamente, incorporando incluso a aquellas personas que por cualquier causa se encuentran aisladas tecnológicamente, eliminando la brecha digital.

Compartir.

Responder