Las TIC y la crisis económica

0
  • Es ahora común entre los políticos preocuparse de la innovación y las nuevas tecnologías como la bala de plata para poner fin a la crisis económica. Lástima que no quieran admitir que en España sólo nos separan treinta años de la era del botijo y la alpargata, y que, si bien somos un país ejemplar en su transición democrática, los milagros en ocasiones tardan en ocurrir. Y más aún cuando se pretende que el milagro de la conversión del agua el vino (el primero documentado de Jesucristo) suceda con la tinajas vacías de agua, es decir, del capital humano necesario para innovar.

por Sergio Montoro

 

 

No es razonable esperar, que con un sistema educativo batiendo records europeos de bajo nivel escolar, y donde cada Comunidad va por libre, nuestras futuras generaciones vayan a colmar de solicitudes las oficinas de patentes mundiales.

El problema de España es que vivimos en un neuroticismo político, en el cual queremos ser más socialistas que nadie en lo social, y más capitalistas que nadie en lo económico. Y así, se habla de unas cosas en las grandes líneas maestras de estrategia nacional y se actúa operativamente en otras a la hora de ponerlas en práctica.

En lo referente al sector TIC y las nuevas tecnologías, existen, al menos, tres hechos constatados:

1. En el sector TIC innovador es donde existen las mejores oportunidades para empresas altamente competitivas y de alta rentabilidad. 2. Las TIC es uno de los sectores que mejor contribuye al incremento de la productividad.
3. Según el INE el sector de servicios de TI fue el único que ha aumentado su cifra de negocio en 2008, concretamente un 7,5 por ciento respecto a junio de 2007 con un crecimiento del empleo del 2,5 por ciento a pesar de que el empleo en el sector servicios cayó un 0,1 por ciento respecto de junio de 2007, y ello dentro de un marco global de gasto en TI que, según Gartner sigue creciendo incesantemente y sobrepasará los 2,3 billlones de euros.

 

Gráfica 1. Porcentaje del gasto TI sobre el PIB. Fuente: EITO.

Así que el único sector que, de momento, no ha sufrido el impacto de la crisis, está en la primera página de las notas de prensa oficiales, pero en la última de las partidas presupuestarias estatales.

Esta baja inversión en TI sucede no sólo en las Administraciones Públicas sino también en las empresas. Según Red.es, el gasto en TI en 2006 descontando telecomunicaciones fue del 1,4 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto). Dicho porcentaje sitúa a las Tecnologías de la Información muy por detrás de la construcción (10,85 por ciento del PIB 2006) e incluso que la agricultura (2,56 por ciento del PIB 2006). Si del restante 3,2 por ciento del PIB en Telecomunicaciones tenemos en cuenta la elevada cuota de mercado de Telefónica (bien por encima del 50 por ciento) nos queda que España es aún un país más agrícola que tecnológico (ver Gráfica 1).

Aunque, curiosamente, se invierte poco en servicios, pero mucho en equipamientos. Según el estudio European Growth and Jobs Monitor 2008 de Allianz Dresdner Economic Research para el Lisbon Council, España es el primer país de la Unión Europea en inversiones en equipamiento (ver Tabla 1).

El problema de la inversión en equipamiento es que, según parece, en sí misma no incrementa la productividad, si no está acompañada de otras medidas complementarias. Un reciente estudio de The Economist sobre la competitividad del sector TIC sitúa a España también a la cola de la productividad en TIC. Concretamente en el puesto número 23, por detrás de cualquier país desarrollado y, además, con una tendencia a la baja respecto de 2007 (ver Tabla 2).

 


Tabla 1. Inversiones en equipamiento por países.

Además, en España se invirtió sólo algo más del uno por ciento del PIB en I+D (Investigación + Desarrollo), mientras que la media Europea se sitúa en torno al dos por ciento (ver Gráfica 2).

 

En plan de rescate de la crisis

En España se habla de innovación y nuevas tecnologías mientras el grueso de los recursos económicos y políticos se continúa dedicando a cualquier cosa menos a eso.

Porque cuando se ve un presupuesto gubernamental para I+D TIC, se barajan cifras de centenares de miles o hasta algún ‘milloncejo’ de euros que harían desternillarse de la risa al promotor inmobiliario más cutre del país, incluso en plena crisis de su sector.

Dentro del plan de veinticuatro reformas económicas publicadas por La Moncloa para paliar la crisis hay cuatro específicas para el sector TIC.

 

Texto literal de la web de La Moncloa

Se incluyen medidas orientadas a dinamizar el sector en el que residen las mayores ganancias de productividad de la economía, además de ser el mayor impulsor de la inversión en I+D+i en nuestro país.

– Los Ministerios de Sanidad y Consumo y de Industria, Turismo y Comercio presentarán, antes del 31 de diciembre de 2008, una propuesta de Carta de Derechos del Usuario de Servicios de Telecomunicaciones.
– El Ministerio de la Presidencia presentará, antes del 31 de marzo de 2009, un Anteproyecto de Ley General Audiovisual, así como un Anteproyecto de Ley de Creación del Consejo Estatal de los Medios Audiovisuales.
– El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio realizará, antes del 31 de diciembre de 2008, un informe con los resultados de la consulta pública sobre el uso de la banda de frecuencias 2.500 a 2.690 MHz y sobre posibles nuevas modalidades de explotación de las bandas de frecuencia de 900 MHz, 1.800 MHz y 3,5 GHz.
– El Ministerio de Ciencia e Innovación iniciará, antes del 31 de diciembre de 2008, la implantación de la RedIRIS Nova, red de comunicaciones avanzada para la comunidad académica y de investigación española, que pasará de un modelo de alquiler de capacidad a una red de comunicaciones basada en tecnología de fibra oscura.

 

Cuatro medidas oficiales que sólo tienen que ver con lo intereses de las telcos y sobre el control de la televisión. Otras medidas contempladas en el mismo anuncio incluyen: más créditos ICO, avales para compra de vivienda, rehabilitación de inmuebles y gestión de conflictos arrendaticios, dinamizar el transporte de mercancías por ferrocarril, cambios en la gestión portuaria, re-regulación del oligopolio de energía, medidas contra el libre acceso a las profesiones y las tarifas fijadas por los colegios profesionales, y rebaja en los aranceles de notarios y registradores.

Es decir, en La Moncloa tienen cualquier cosa excepto un plan estratégico serio sobre innovación y nuevas tecnologías. El dinero público se sigue destinando principalmente a protección social o a obras (6.000 millones de deuda tiene el Ayuntamiento de Madrid por lo de la M-30) o, en año de elecciones, incluso a devolver dinero a los contribuyentes. En el mejor caso se destinan unos terrenos a otro Parque Tecnológico, como si las empresas de base innovadora fuesen a brotar espontáneamente en ellos como “setas”.

 

Tabla 2. Productividad en TIC por países.

En plan de I+D+I

Además, de las medidas para paliar la crisis, el Ministerio de Ciencia e Innovación publicó recientemente el nuevo Plan Nacional de I+D+I 2008-2011 que en su línea de actuación TIC apuesta por seguir por la vía del Plan Avanza, NEOTEC, INTECO y, como novedad, CENATIC. De los cuales la única apuesta verdaderamente estratégica es CENATIC, en tanto en cuanto es la única que apuesta por un sector y una tecnología concretas (para bien o para mal) mientras que el resto de los planes son un poco de “café para todos” en forma de subvenciones confiando en que la iniciativa personal y privada hallará el camino y hará el resto. Al menos, en la Administración se han dado cuenta de que con el software privativo nuestro dinero se destina a engordar empresas multinacionales que producen en sus países de origen o en India, cerrando el mercado público a la industria local.

Se está desperdiciando una ventana dorada de oportunidad para posicionar España como un referente mundial en Tecnologías de la Información y, más concretamente, en software. Porque en Europa se hace software, y muy bueno. Linux es europeo, MySQL es europeo, PHP es europeo, todo el archipopular stack LAMP es europeo, excepto Apache.

Además, los casos de éxito y la experiencia en el uso de Software Libre en recogidos en el Estudio sobre el software de fuentes abiertas para el desarrollo de la Administración Pública Española elaborado por CENATIC, reflejan claramente que en España están sucediendo experiencias pioneras en prácticas de aprovisionamiento de TI que en unos años serán, sin duda, copiadas por otros países más desarrollados.

Hace apenas unos meses escuchaba a un alto cargo extremeño decir en pequeño comité que ellos lo que querían era posicionar Extremadura como una marca líder en TIC “lo mismo que el jamón Jabugo”. Sólo que hacer jamones no es fácil, si lo fuera los haría todo el mundo, y menos aún exportarlo, ¿cuánta gente en el mundo está dispuesta a priori a comer carne de cerdo cruda? Y la tecnología es aún más difícil, si cabe, que los jamones.

Para que la innovación se desarrolle requiere de un complejo ecosistema de investigación, inversión en capital humano, financiación privada y medidas de protección legal, que permitan trasladar las innovaciones desde los garajes hasta los mercados.

Crisis y Software Libre

Con respecto al Software Libre, la oportunidad es especialmente importante por dos motivos. Primero, porque ya llevamos mucho camino recorrido tomando la delantera y, segundo, porque las empresas van a necesitar mucho más Software Libre en los próximos años.

La razón principal del aumento en la demanda de Software Libre será la reducción (aún mayor) de los ya magros presupuestos para tecnología. El tsunami de la crisis aún no ha llegado a los servicios tecnológicos en 2008, pero llegará el año próximo porque el parón de la construcción ha afectado al consumo y a las empresas que venden bienes de consumo, como automóviles (un 27 por ciento menos de ventas en media que el año pasado). Estas empresas elaboraron sus presupuestos de 2008 para tecnología a finales de 2007, cuando aún no había aparecido la crisis. De modo que por su inercia aún siguen con el pie en el acelerador. Pero lo levantarán bruscamente en 2009 para compensar el descenso de sus ventas con un recorte de costes.

Impulso del tejido productivo

La forma de salir de la crisis actual es exportar productos a países en vías de desarrollo. No podemos seguir basándonos en el consumo interno porque el mercado ya está sobresaturado de bienes de consumo y porque las familias ya no pueden endeudarse más para seguir consumiendo y mantener así el crecimiento económico.

Tenemos la necesidad de mejorar nuestra balanza comercial, una de las peores del mundo, sólo que estos países en vías de desarrollo que podrían ser clientes potenciales son, al mismo tiempo, mucho más baratos que nosotros en sus costes salariales. De modo que ¿qué cosas podemos venderles?

La respuesta es que podemos venderles la tecnología y los servicios para la gestión del conocimiento que hemos usado para desarrollarnos nosotros. No hay que olvidar que el software es el mecanismo esencial para la gestión de la información. Podemos vender buenas prácticas bancarias a aquellos países que por pasado comunista carecen de un buen know-how sobre banca. Podemos vender tecnología como el DNI electrónico (pionero en todo el mundo).

Podemos vender las soluciones para la e-Administración que se han probado en España, software para la gestión de hospitales, gestión hotelera, portales de empleo, ERP, etc… Incluso en los bastiones de Asia Oriental como Taiwan y Corea del Sur, podemos vender cosas si miramos con atención.

Por otra parte, hay que dejar de hablar de apoyar a los emprendedores y apoyarles de verdad en la línea en la que la Comisión recomendó al Parlamento Europeo que se hiciera en la Small Business Act en junio de 2008.

 

Recomendaciones de la Comisión Europea en la Small Business Act

– Creando un entorno en el cual los emprendedores y los negocios familiares puedan prosperar y en el cual el emprendizaje sea recompensado.
– Asegurando que los empresarios honestos que afrontaron una bancarrota reciban rápidamente una segunda oportunidad.
– Haciendo a las Administraciones Públicas receptivas a las necesidades de las Pymes.
– Adaptando las políticas públicas a las necesidades de las Pymes: facilitar su participación en concursos públicos y mejorar sus ayudas.
– Facilitando a las Pymes acceso a financiación y desarrollar un marco legal para que puedan cobrar sus transacciones comerciales a tiempo.
– Ayudando a las Pymes a que se beneficien en mayor medida de las ventajas que supone el Mercado Único Europeo.
– Promoviendo la mejora del conocimiento y cualquier forma de innovación en la Pymes.
– Animando y dando soporte a las Pymes para que se beneficien del crecimiento de los mercados.

 

Gráfica 2. Porcentaje de inversión en I+D del PIB. Fuente:Eurostat.

El apoyo a la Pyme innovadora es imprescindible, porque en el tejido TIC que se está forjando ahora la inmensa mayoría de empresas de base innovadora son Pymes.

No puede haber una política de apoyo institucional a la innovación que excluya a las start-ups porque ellas son las únicas que puedes crear la masa crítica necesaria de innovaciones.

El panorama de start-ups españolas está repleto de pequeñas empresas que tratan de lanzar productos de software y servicios online que tendrían buenas posibilidades de éxito. Y digo “tendrían” porque muchas de ellas fenecen víctimas de la inanición económica producida por un caldo de cultivo inadecuado.

Compartir.

Responder