Las empresas podrán beneficiarse de la elasticidad y flexibilidad del cloud computing gracias a CloudForms

0

Permite crear y gestionar IaaS para nubes privadas e híbridas

  • Se ha presentado Red Hat CloudForms que permite crear y gestionar infraestructuras como servicio (IaaS, Infraestructure-as-a-Service) para nubes privadas e híbridas. Este producto incorpora tanto gestión global del ciclo de vida de aplicaciones, como la capacidad de crear nubes integradas a partir de una amplia gama de recursos de computación con excelente portabilidad entre entornos físicos, virtuales y de cloud computing.

Al incorporar gestión del ciclo de vida de aplicaciones, Red Hat CloudForms permite a las empresas beneficiarse de la elasticidad y flexibilidad del cloud computing, manteniendo la capacidad de controlar y gestionar su portfolio de aplicaciones en la cloud. CloudForms responde a los principales problemas encontrados por la primera generación de productos para la nube: el coste y la complejidad de la proliferación de servidores virtuales, la dificultad de cumplir con las normas y los fallos de seguridad. Este producto permite a los usuarios configurar y gestionar más fácilmente aplicaciones complejas de varios niveles, en lugar de tener que gestionar uno a uno un gran número de servidores virtuales. Una vez definidas, estas aplicaciones se pueden desplegar, gestionar y mover entre diferentes nubes, entornos de virtualización y servidores baremetal. Las aplicaciones pueden ser modificadas más rápidamente para realizar revisiones y parches de seguridad críticos, actualizaciones de aplicaciones o cambios de configuración. Los problemas de cumplimiento y seguridad asociados al cloud se reducen sustancialmente gracias a que los administradores pueden conocer y controlar las aplicaciones, sus configuraciones y dónde las pueden ejecutar.

Gracias a CloudForms, Red Hat abre las IaaS de Cloud a más proveedores de servidores, de aplicaciones y de Cloud

Otra ventaja innovadora de Red Hat CloudForms es la capacidad de crear cloud híbridas utilizando los recursos existentes de computación, que incluyen: servidores virtuales, de diferentes fabricantes, como Red Hat y VMware; una amplia gama de cloud públicas, procedentes de Red Hat Certified Cloud Providers como Amazon, IBM y NTT Communications; y servidores físicos tradicionales, ya sea internos o en hosting, incluyendo blades y racks de alta densidad.

Este nivel de elección sin precedentes ayuda a terminar con el bloqueo típico de otros productos de cloud y la obligación de someterse a una costosa migración desde servidores físicos a virtuales, con el fin de obtener los beneficios que aporta el cloud. CloudForms permite a las empresas utilizar mejor sus inversiones en TI. Esta portabilidad es exclusiva de los proveedores de soluciones open source como Red Hat, y está disponible gracias al uso del estándar de la industria Deltacloud Application Programming Interfaces (APIs).

 

Red Hat Cloud Fundations

Red Hat CloudForms se apoya sobre el éxito de Red Hat Cloud Foundations, que fue anunciado en el Red Hat Summit de 2010. Red Hat tiene la intención de ampliar CloudForms para incluir una gama de servicios que extienda la portabilidad de aplicaciones de una nube a otra, incluyendo áreas críticas como abstracción de almacenamiento, mensajería y alta disponibilidad. Red Hat CloudForms está disponible en su versión beta y se espera sacar la versión general a lo largo de 2011.

 

Declaraciones

“Con CloudForms, Red Hat está cambiando lo que los CIOs esperan del cloud privado”, apunta Scott Crenshaw, vicepresidente y director general de cloud business de Red Hat. “Con su liderazgo en sistemas operativos y middleware empresarial, Red Hat ofrece a los usuarios una manera más fácil de crear nubes híbridas y gestionar lo que a ellos realmente les importa: las aplicaciones. Red Hat CloudForms también les permite desplegar y gestionar sus aplicaciones en cualquier tipo de servidor: físico, virtual o cloud pública. Esto es muy diferente de los productos para la nube que ofrecen los vendedores de sólo virtualización, centrados en la gestión de máquinas virtuales, y no de las aplicaciones, creando nuevas complejidades y costes. Al permitir a los usuarios gestionar las aplicaciones, y no sólo las máquinas virtuales, Red Hat hace real la promesa de la nube, reduciendo la complejidad en la gestión y aumentando la agilidad y la innovación en TI”.

“El cloud computing se encuentra en un estado de despliegue relativamente temprano, muchas empresas y proveedores de servicios están listas para avanzar en el despliegue de más aplicaciones en clouds públicas, privadas e híbridas”, afirma Jay Lyman, analista senior de The 451 Group (http://www.the451group.com/). “Herramientas como la gestión de ciclo de vida de aplicaciones, particularmente la gestión de recursos, para estos nuevos entornos de computación cloud, son críticas para pasar eficientemente al cloud y, una vez allí, gestionar eficazmente las aplicaciones y los recursos en la nube”.

“El lanzamiento de CloudForms de Red Hat es un cambio de juego completo en la industria”, subraya Lew Tucker, vicepresidente y CTO de Cloud Computing de Cisco (http://www.cisco.com/). “Red Hat CloudForms presenta un nuevo nivel de apertura y capacidad de elección para los desarrolladores de aplicaciones. Cisco se complace en continuar con nuestra colaboración junto a Red Hat para impulsar la innovación en cloud”.

“Red Hat e Intel tienen una larga historia en la contribución al open source y los estándares abiertos, estamos encantados de colaborar en CloudForms para facilitar el despliegue de IaaS”, afirma Jason Waxman, director general de High Density Computing de Intel. “Intel se compromete a proporcionar en los procesadores Intel Xeon las funcionalidades que soporten el máximo rendimiento y eficiencia energética de CloudForms Cloud y Systems Engines, facilitando su despliegue a través del programa de Intel Cloud Builders”.

Compartir.

Responder