La e-Administración, la e-Participación y el movimiento Open Data factores claves en las ciudades del futuro

0

Según el informe “Smart Cities: un primer paso hacia la Internet de las cosas”

  • Las ciudades que ya son inteligentes prestan al ciudadano un servicio público interactivo y en red, según el informe “Smart Cities: un primer paso hacia la Internet de las cosas”, de la colección Fundación Telefónica / Ariel, que se ha presentado en Barcelona y en el que se abordan los servicios y tecnologías y proponen los modelos objetivos de una Smart City.

Pablo Rodríguez, José de la Peña, Kim Faura y Salvador Pérez Crespo.

En este sentido, la mejora y el impulso de la e-Administración y la e-Participación, y el movimiento Open Data que favorece el Gobierno Abierto, son algunos de los avances y ventajas que plantea al ciudadano la ciudad inteligente. Estas formas de gobierno que promueven la publicación y reutilización de los datos generados por las ciudades, potencian este tipo de proyectos.

La presentación del informe “Smart Cities: un primer paso hacia la Internet de las cosas” ha contado con el director de Telefónica en Cataluña, Kim Faura; el director de Educación y Conocimiento en Red de Fundación Telefónica, José de la Peña; el director del Centro de Telefónica I+D de Barcelona, Pablo Rodríguez, y el gerente del Observatorio Tecnológico y responsable de Comunicación de Telefónica I+D, Salvador Pérez Crespo.

Una Smart City o ciudad inteligente es aquella que usa las TIC para hacer que su infraestructura y servicios sean más interactivos y eficientes con el fin de que sus ciudadanos se beneficien de ellos y alcancen una mayor calidad de vida, reducir el gasto público e incrementar la eficiencia. En este contexto surge la Internet de las cosas y, por extensión, la Internet del futuro, que no sólo consistirá en la conexión de cada vez más personas, sino en un mundo digital en el que edificios, coches, electrodomésticos, contadores, etc., estarán conectados entre sí y las personas tendrán acceso a esa información en tiempo real. En definitiva, una “nueva realidad en red”.

Integrar el uso de las TIC en la evolución de una ciudad no sólo va a suponer mejoras notables en la provisión de los servicios, sino que va a constituir una vía sostenible para el desarrollo en las próximas décadas de la economía de las ciudades y, por lo tanto, de la economía de los países.

Compartir.

Responder