“La dificultad para demostrar que se ha cometido un delito, no autoriza a los Gobiernos a violar los principios básicos de una democracia”

0

Alejo Vidal-Quadras
Vicepresidente del Parlamento Europeo

Datos biográficos

Alejo Vidal-Quadras nace en Barcelona en 1945. Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University Collage de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el periodo 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. Vidal-Quadras es diputado en el Parlamento Europeo y vicepresidente de esta Cámara desde 1999, en la que es miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación.

  • Aprovechando que el Parlamento Europeo ha aprobado el texto donde se elimina la enmienda 138 del Paquete Telecom, que imponía la obligación de la intervención previa de un juez para el cierre de páginas web, y con todo lo que está cayendo en nuestro país en torno al Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, en el que se recoge el corte del servicio de Internet como medida para luchar contra la piratería, entrevistamos al parlamentario Vidal-Quadras para que nos dé su visión sobre este tema que tantas ampollas están levantando.
  • Alejo Vidal-Quadras.

    Gaceta Tecnológica. En el Parlamento de Estrasburgo ya se ha dado un paso importante en la lucha contra la piratería eliminando la enmienda 138 que imponía la obligación de la intervención previa de un juez para cualquier restricción de una página web. Medida que usted también votó a favor. ¿Qué supone esto para el usuario de Internet?

    Alejo Vidal-Quadras. El texto adoptado por el Parlamento Europeo, el famoso Paquete Telecom, no trata explícitamente el tema de la piratería. Tampoco lo hacía la enmienda 138, que trataba el tema de la restricción al acceso a Internet en general. Como he explicado en varias ocasiones, los Tratados de la UE no nos permiten legislar sobre el ordenamiento judicial de los Estados Miembros y por eso buscamos una solución alternativa. Cabe recordar que tanto la enmienda 138 como el artículo que hemos adoptado finalmente, están totalmente enfocados a la defensa de las libertades de los usuarios y no a la protección de la propiedad intelectual, asunto que debe ser regulado en otras directivas (algunas de ellas se están tramitando en este momento).

    Desde el punto de vista del usuario de Internet, el Paquete Telecom marca un primer paso en su defensa frente a posibles violaciones de sus derechos, como bien indicó la comisaria Reding, que bautizó la disposición aprobada como ‘la disposición para la libertad en Internet’. Marca los límites que deben respetar los Gobiernos nacionales, si es que deciden legislar o actuar para restringir el acceso a Internet a los usuarios. A partir de su entrada en vigor, nadie podrá cortar el acceso a Internet a un usuario sin demostrar antes que éste es culpable de un delito, respetando siempre el principio de la presunción de inocencia y el derecho a la privacidad.

    G.T. ¿Cree que dejar en manos de los Estados la decisión de elegir si es una autoridad administrativa o judicial la encargada de controlar las webs coarta la libertad del usuario?

    A.V-Q. Creo que cada Estado Miembro es soberano para organizar su sistema judicial como mejor crea que refleja la voluntad de su ciudadanía. Ahora bien, desde Europa intentamos establecer un marco de garantías mínimas que todos los Miembros deben respetar, como las establecidas en la Convención Europea de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, en los Tratados y en la legislación comunitaria en vigor.

    G.T. Mientras, Rajoy anda quejándose del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de perseguir con esa legislación la creación de una auténtica censura en la Red, presionado por los artistas de nuestro país que no paran de armar revuelo para conseguir endurecer las medidas antiP2P. ¿No resulta algo paradójica su actuación con respecto al discurso del Partido Popular?

    A.V-Q. Para nada. Mariano Rajoy siempre ha dicho muy claro que hay que encontrar una manera de conciliar la protección de los usuarios con la de la propiedad intelectual y los derechos de autor. Yo comparto totalmente esta línea de acción. La legislación europea que hemos aprobado es un paso adelante en cuanto a la protección del usuario ya que establece protecciones básicas de sus derechos fundamentales. Lo que no puede ser es que por un lado se cobre a todo el mundo un canon para compensar por los ingresos perdidos por las descargas ilegales y, por otro lado, se persiga a los usuarios que han pagado por adelantado con el canon.

    Soy de la opinión de que debemos dejar que la economía y el sistema productivo evolucionen sin cortapisas hacia los modelos más eficientes sin poner trabas legales

    G.T. ¿Cuál es la solución que usted considera perfecta para abordar la lucha antipiratería sin vulnerar los derechos fundamentales de expresión e intimidad? ¿El modelo francés de la Hadopi?

    A.V-Q. El modelo Hadopi es precisamente un ejemplo de lo que no hay que hacer. Un procedimiento exprés, aún siendo un juez quien da la orden, que no garantiza que se escuche al acusado, no cumple con el Paquete Telecom que hemos aprobado en el Parlamento Europeo. Hadopi consiste en que un juez firme tres avisos y te corte el acceso. Fue precisamente ese ejemplo el que dejó claro que no porque sea un juez quien dé la orden, tus derechos estén plenamente respetados. Por eso era importante garantizar que hubiera un procedimiento previo al corte donde el usuario pudiera defenderse y donde se respetara la presunción de inocencia. Hadopi va a tener que ser de nuevo revisada para incluir este procedimiento previo.

    En cuanto a cuál es la solución perfecta, no la tengo, pero lo que resulta claro es que la dificultad para demostrar que se ha cometido un delito, no autoriza a los Gobiernos a violar los principios básicos de una democracia, como son la libertad de expresión, el derecho a la privacidad o a un juicio justo e imparcial previo a la sanción. Como ha expresado mi Partido en varias ocasiones, hay que encontrar una forma para proteger la propiedad intelectual evitando recortar derechos a los ciudadanos.

    G.T. ¿Dónde se encuentra el límite entre “compartir” y “delinquir”?

    A.V-Q. Me preocupa mucho que se dé a entender que todas las descargas son ilegales. Internet es un medio esencial para el intercambio de ficheros legales, que facilitan el trabajo a muchas compañías y usuarios. Una cosa es compartir un fichero y otra cosa es hacer dinero a costa del trabajo de los demás. El sentido común debe prevalecer en este tema.

    G.T. ¿Llegará el día en que sea factible un modelo de negocio basado en licencias copyleft y no copyright?

    A.V-Q. El copyleft es un buen ejemplo de cómo se puede adaptar el modelo de negocio a las nuevas tecnologías, dando la libertad al autor de renunciar a parte de sus derechos permitiendo así un uso más o menos libre de su producto. Probablemente sería factible para el sector de la programación informática, pero difícilmente extrapolable a otros ámbitos como el de la música o el cine.

    G.T. ¿Ve necesario este cambio en el sistema? Un giro que implique nuevos modelos de producción, un cambio de paradigma apoyado en la compartición del conocimiento…

    A.V-Q. Me parece necesario que se cambie el sistema no sólo en esta dirección. Un ejemplo: en España se piratea mucha música y cine pero, a la vez, seguimos siendo terceros en el ranking mundial de ventas en top manta. Éste es un dato muy significativo porque indica que la gente, a pesar de poder encontrar el producto gratis en Internet, prefiere comprar algo tangible, pero a menor precio. Además, varios estudios demuestran que los usuarios de Internet que más descargan suelen ser los que más productos compran.

    Todos estos datos reflejan una realidad de la sociedad en la que vivimos y que muchas veces no es comprendida por las autoridades públicas a la hora de definir su modelo productivo. Soy de la opinión de que debemos dejar que la economía y el sistema productivo evolucionen sin cortapisas hacia los modelos más eficientes sin poner trabas legales, y sin enfrentar a los productores con los consumidores, que es lo que parece que está ocurriendo.


    Compartir.

    Responder