KDE responde a la consulta británica sobre los estándares abiertos

0

Desde que el actual Gobierno británico subió el poder, varios frentes se abrieron al debate en la sociedad. En época de crisis, con un déficit importante en las cuentas públicas, ¿no sería más sensato optar por estándares abiertos en la Administración? Para recabar opiniones, el ejecutivo de David Cameron abrió una consulta pública sobre esta opción, a la que han contestado miles de ciudadanos y en la que también ha opinado la comunidad KDE.

La consulta, llevada a cabo por el Gobierno conservador bajo el título “Estándares abiertos, oportunidades abiertas, flexibilidad y eficiencia”, se abrió al público el pasado 9 de febrero, cerrándose ayer 4 de junio.

Como informó en su momento Downing Street, el Gobierno británico se comprometió a crear una infraestructura TI basada en un conjunto de estándares abiertos. Sin embargo, pronto se encontró con que no existe una definición única y aceptada de este término. Por ello decidió plantear esta consulta popular, para recabar de los ciudadanos la máxima información, y dilucidar cuáles son los componentes clave que caracterizan este concepto.

Esta consulta pública formal se centró en tres cuestiones: ¿Cuál es el significado de estándar abierto?, ¿qué efectos pueden tener estos en la Administración? y ¿cómo afectará al alineamiento de Gran Bretaña y a la interoperabilidad internacional?

Como informó el Gobierno, la política resultante de esta consulta se aplicará a todos los departamentos de la Administración central británica, animando a las entidades locales a adoptarla, con objeto de  ofrecer mayores beneficios de interoperabilidad. Para ello se buscó las opiniones de técnicos, economistas y abogados, así como a los consumidores, organizaciones y comunidades de desarrollo.

La opinión de KDE

La comunidad KDE, una de las más influyentes en el mundo open source, con miles de colaboradores y usuarios, ha explicado al Gobierno británico la importancia de los estándares abiertos para los tiempos presentes.

Para esta comunidad de desarrollo, los estándares abiertos se alinean claramente con sus objetivos, fomentando la libertad digital y las contribuciones al bien común. Todo lo contrario -señalan- que los productos privativos.

Como señalan desde la comunidad, la respuesta de KDE tiene la intención de persuadir al Gobierno para que les otorgue las mismas reglas de juego que a las soluciones comerciales: “Un estándar verdaderamente abierto aumenta la competencia y proporciona beneficios sustanciales para el Gobierno y sus ciudadanos”, señalan.

Compartir.

Responder