¿Cómo afronta el 2010 el sector empresarial del Software Libre?

0

El sector empresarial del Software Libre camina poco a poco hacia adelante con paso firme. Cierra 2009 habiéndose consolidado como movimiento generador de innovación en unas cuantas regiones de España y ha dado pasos relevantes para asentarse en otras, de modo que ya toma cuerpo como movimiento de ámbito nacional. El cambio en un solo año ha sido importante.

ASOLIF cuenta hoy con siete asociaciones regionales que aglutinan a algo más de 160 empresas que usan y desarrollan Software Libre. Dos asociaciones adicionales verán la luz próximamente y se espera que a finales de 2010 el número de empresas ascienda a números cercanos a las 300.

ASOLIF cerrará durante el presente semestre importantes acuerdos con diversas multinacionales, lo que respaldará las acciones de generación de tecnología, servicios y soluciones que llevamos a cabo en España. También se han cerrado a lo largo de 2009 diversos acuerdos con Universidades y otras entidades del ámbito del software que permitirán desarrollar actividades de impacto a lo largo del presente 2010. El establecimiento de acuerdos con AA.PP. que pretenden o han iniciado la senda de la migración a Software Libre, confirma nuestra capacidad técnica en este apartado y reconocimiento como sector.

Hasta ahora, las empresas de “última milla” no estaban asociadas a la innovación. La popularización del Software Libre ha cambiado el panorama y ahora estas Pymes pueden desarrollar a bajo coste soluciones de gran impacto, lo que, unido a las posibilidades de comercialización que ofrece Internet, les otorgan nuevas posibilidades. Ahora sí pueden crear, y no sólo revender productos y servicios de otros. Son conscientes de ello y se están uniendo para competir en un mercado cambiante.

ASOLIF puede ser un actor principal en este cambio y 2010 debe ser el año en el que se visualice tal circunstancia. El pasado mes de noviembre se celebró el II Encuentro ASOLIF de Empresas de Software Libre en el que se diseñaron los principales proyectos en colaboración que se ejecutarán en los próximos dos años. Se trabaja desde entonces para desarrollar esas ideas, que madurarán en las próximas ediciones de estos encuentros semestrales que se convertirán en los principales eventos empresariales del ramo.

Si seguimos en esta línea, nadie tendrá dudas de que el camino que las empresas de ASOLIF han seguido nos alejan de las prácticas que nos han llevado a esta crisis

Uno de los hitos relacionados con software más relevantes sucedidos en España el pasado año fue la celebración del Gran Canaria Desktop Summit: GUADEC + Akademy 2009, en el que las Fundaciones GNOME y KDE, bajo cuyo paraguas se desarrollan los escritorios y algunos sistemas embebidos libres, organizaron conjuntamente sus encuentros anuales. La organización de dicho evento corrió a cargo de ASOLIF junto a la asociación de empresas de Software Libre de Canarias (ESLIC) y las autoridades locales. Este año no será posible traer a nuestro país un evento de esa envergadura, pero sí apostaremos por consolidar las relaciones adquiridas con esos y otros proyectos de comunidad, además de abrir nuevas puertas con otros. ASOLIF se muestra así como una entidad integradora, no excluyente.

Si una iniciativa como ésa pueda desarrollarse en España es gracias a la labor de muchas personas y empresas que contribuyen a las comunidades aportando esfuerzo y código de calidad. Demuestran, por tanto, el potencial que existe en nuestro país, donde ASOLIF está jugando un papel relevante para que ese esfuerzo sea reconocido como se merece. Se trata, sin duda, de un elemento que debe ser tenido en cuenta.

El pasado 2009 también ha significado el final del proceso de gestación de ASOLIF. 2010 abre la puerta a la fase de consolidación. Fiel reflejo de este hecho es el proceso de cambio en la dirección de Federación que se está llevando a cabo durante estas semanas. Cada dos años tiene lugar el relevo en la Presidencia y Junta directiva de manera rotatoria. D. Daniel Armendáriz y su equipo dejan paso a un nuevo grupo de personas que tiene por delante la tarea de construir sobre los cimientos existentes un sector fuerte, que hable un lenguaje común para nuestros interlocutores manteniendo el espíritu hacker que nos caracteriza. Un movimiento que potencie nuestras virtudes y ayude a paliar nuestras carencias. Una labor, en definitiva, compleja y excitante.

2010 será también un año duro para un sector que comenzó a sentir la crisis después que otros, y que pretende salir de ella antes que la mayoría. Sabemos que es posible cumplir estos objetivos apostando entre otros, por los siguientes factores:

1. Potenciar nuestro marcado carácter innovador.
2. Fomentar la colaboración de igual a igual entre las empresas del sector, aprovechando las posibilidades que ofrece el Software Libre.
3. Internacionalizar nuestra oferta aprovechando nuestra vinculación a las comunidades internacionales de desarrollo de Software Libre.
4. Seguir apostando por la paquetización de nuestros productos y servicios basándonos en modelos de negocio en torno al Software Libre.
5. Consolidar este movimiento empresarial manteniendo una alta capilaridad y transparencia.

Este sector está acostumbrado a nadar contracorriente. Hemos llegado hasta aquí con poca o nula ayuda. Afrontamos la crisis, por consiguiente, como tantos otros momentos difíciles, con optimismo pero sin candidez, sabiendo que nuestro éxito es fruto de años de innovación, que la cultura del pelotazo es ridícula en nuestro sector y que tenemos la capacidad y las herramientas para salir adelante, como hemos venido haciendo hasta ahora.

Si seguimos en esta línea, nadie tendrá dudas de que el camino que las empresas de ASOLIF han seguido nos alejan de las prácticas que nos han llevado a esta crisis. De que nos conducen por senderos más sólidos, más cercanos a nuestro vecinos más avanzados. Se trata de una senda sin tanto brillo y reconocimiento inmediato, pero de frutos más duraderos.

ASOLIF ha sido hasta ahora la consecuencia del empuje directo de las empresas que la forman. 2010 debe ser el año en que esta estructura comience a repercutir una parte de ese esfuerzo en las propias empresas, señal inequívoca en cualquier organización empresarial del comienzo de su fase de consolidación.

Compartir.

Responder