Holanda consagra por ley la neutralidad en la red

0

En 2011 se acordó el desarrollo de la norma, cuya legislación se adoptó el pasado 8 de mayo

  • Desde el pasado 8 de mayo, Holanda es el primer país europeo que cuenta con una ley para reforzar la Net Neutrality. Con esta medida, aprobada el pasado martes en el parlamento holandés, se garantiza el mantenimiento de una red segura y abierta, fomentando el carácter neutro de internet. La norma contiene varios puntos dirigidos a dar mayor protección a los usuarios frente a posibles desconexiones, así como ante el control del contenido del tráfico por parte de los proveedores de servicio.

CC BY GENERIC 2.0 / BOTMULTICHILL

Imagen del Parlamento de Holanda, con sede en La Haya.

Desde el martes pasado, Holanda cuenta con una legislación que le convierte en el primer país de de Europa en poner la neutralidad de la red dentro de sus leyes. Si en 2011 la Cámara Baja había votado a favor de desarrollar por ley la Net Neutrality en los Países Bajos, el 9 de mayo se adoptó la normativa aprobada a tal efecto.

La nueva ley, según recogieron medios locales, fomenta el carácter neutro de internet e incluye varios puntos dirigidos a dar mayor protección a los usuarios frente a posibles desconexiones y ante el control del contenido del tráfico por parte de los proveedores de servicio. De esta forma, se busca evitar que las operadoras puedan bloquear determinados protocolos o servicios que los usuarios tienen disponibles actualmente en la red.

Entre otras medidas acogidas muy favorablemente por los usuarios, destaca la prohibición a los proveedores de hacer depender los precios de acceso a Internet de los servicios o aplicaciones que utilicen la red. Además, el país también protegerá la privacidad de los usuarios, cuya navegación no podrá ser registrada por los ISP mediante tecnologías invasivas como la inspección profunda de paquetes (DPI).

La decisión tomada en Holanda podría afectar al resto de Europa, empujando a más países del viejo continente a tomar medidas similares. Muchos han celebrado esto como una victoria para los consumidores, mientras el sector industrial teme que la medida les genere importantes perjuicios.

Compartir.

Responder