Firefox, el marketing y el respeto por el ecosistema

0

Un toque de atención a Mozilla

Pablo Gómez
COO, Open Ximdex Evolution

Hace ya algunos años, Microsoft suministraba a Borland, previo pago pero con cuentagotas, especificaciones siempre cambiantes e incompletas sobre el API de Windows. De esta forma mantenía a raya a su principal competidor en el mercado de los compiladores, pues la información de la que aquél disponía siempre era escasa, insuficiente, perenne y poco útil. El principal efecto que esto producía era que Borland estaba siempre ocupado tratando de dar caza a un objetivo incansable y poderoso, en vez de mejorar efectivamente su compilador y su entorno de desarrollo. Esto condujo hasta el desistimiento de Borland.

“Me resulta cada vez más difícil confiar en un producto que tiene semejantes dificultades para definir una estrategia tecnológica y de marketing estable y congruente… ¡Y provechosa!”

En este sentido, Mozilla ha anunciado hace unos días la publicación durante este 2011 de las versiones 5, 6 y 7 de Firefox (FF), y que no va a publicar mejoras de seguridad sobre el también recién publicado Firefox 4.

Es seguro que FF tendrá sus buenas razones que respalden este plan. Pero es evidente que no han pensado en Ximdex cuando han diseñado esa política.

¿Cuáles pueden ser esas razones?

La principal que se me ocurre está en el campo del marketing. Sus competidores están en las versiones denominadas 8, 9… 10 y puede parecer que 3, 3.5 o 4 designan productos en un nivel de desarrollo más temprano. En el mismo ámbito, la publicación de 4 versiones “major” en un período tan corto puede transmitir al mercado, y al usuario, una sensación de dinamismo con posibles réditos en el área de la percepción de marca.

Otras posibles razones, ¿técnicas? Si FF5 incorpora diferencias funcionales frente a FF4, sean éstas visibles o no para el usuario, van a requerir un tiempo natural de asentamiento imprescindible para asegurar la limpieza de ‘bugs’, la eliminación o minimización de agujeros de seguridad, etc., algo que ‘riñe’ con los ciclos de desarrollo de FF ahora planteados. Eso se agrava cuando lo que se está proponiendo es, nada menos, que la aparición típicamente de una versión “radicalmente mejor” cada trimestre. Nadie duda que la web se mueve a gran velocidad y nadie niega su derecho a mejorar su producto, pero… ¿a costa de quién?

 

Por favor ¡modelos de marketing más respetuosos con el medio ambiente!

Aunque para el común de los desarrolladores web, Firefox se ha constituido como una sólida plataforma de referencia poco después su aparición, me resulta cada vez más difícil confiar en un producto que tiene semejantes dificultades para definir una estrategia tecnológica y de marketing estable y congruente… ¡Y provechosa!

¿Cuál es mi problema? Las cartas sobre la mesa. Como en el caso de Borland, los costes no productivos de desarrollo, fuera de mi control y de mi plan de negocio, obligados por firmas externas que, en el mejor de los casos, no piensan en mi (quiero decir en nosotros, las empresas de desarrollo) cuando diseñan sus planes de marketing. Un ejemplo concreto: prefiero dedicarme a incorporar una nueva potente capa semántica a Ximdex para aplicar resultados del proyecto SNS que enriquece nuestro producto notablemente, que a compatibilizar con navegadores cuya vigencia es dudosa.

Aunque emocionalmente FF está ligado a mi concepto de la web, estas prácticas hacen que me plantee dos cosas:

►No se si está cerca el momento en el que tengamos que decidir que abandonamos FF como plataformas de referencia.

►¿No hay una alternativa tecnológica realista a la arquitectura de web que estamos construyendo actualmente? ¿Es mi sensación sólo o cada vez que veo más aplicaciones volviendo al paradigma del ‘rich client’?

Espero sinceramente que Mozilla se replantee estas decisiones y que, como resultado, acepten la necesidad de adoptar modelos de marketing más respetuosos con el ecosistema de empresas que han estado apoyando Firefox, referenciándolo e introduciéndolo en sus clientes, tal y como es evidente que lo han hecho y que deje, a mi juicio erróneamente, de enfocar sólo a una parte de la cadena de valor.

 

Compartir.

Responder