“Estoy convencido de que las empresas que más valor añadido y más riqueza van a generar son aquellas que basan su actividad en ideas más que en activos físicos”

0

Jim Whitehurst
Presidente y CEO de Red Hat


Datos biográficos

Como máximo responsable de Red Hat, Jim nos ofrece una visión incomparable sobre las tendencias y predicciones del mercado global de TI. En el último año, Jim ha participado en numerosas iniciativas sobre el futuro de la industria tecnológica. Fue uno de los 130 líderes invitados por el Presidente Obama, al Foro Económico y de Empleo que se celebró en diciembre de 2009 para debatir ideas y estimular la creación de empleo. También fue invitado por Hillary Clinton a la mesa redonda del Departamento de Estado sobre las relaciones económicas entre EE.UU. y los países de Asia-Pacífico. Jim participa regularmente en distintos foros de opinión y debate sobre la industria, especialmente en lo que se refiere a estándares abiertos, la neutralidad de la red y temas de colaboración.

  • Hablamos con Jim Whitehurst, presidente y CEO de Red Hat, quien nos hace un perfecto análisis acerca del futuro de la industria tecnológica y el importante papel de los modelos de negocio basados en estándares abiertos, la colaboración y el intercambio de ideas.

Whitehurst junto a Santiago Madruga, CEO de Red Hat Iberia.

Gaceta Tecnológica.En sus 2 años como CEO y Presidente de Red Hat ha vivido uno de los momentos más complicados para la economía mundial, lo que merece especial reconocimiento, sobre todo, por la difícil situación que conlleva a tomar determinadas decisiones que pueden afectar al rumbo de una empresa. En este contexto de desaceleración, ¿cómo ha visto la evolución del modelo de negocio basado en el código abierto dentro de la industria tecnológica a nivel global?

Jim Whiterhurst. En tiempos donde la economía es difícil y los presupuestos tan reducidos o limitados, es un buen momento para que la gente se replantee el status quo de toda la tecnología, las soluciones ya implementadas y revise si hay soluciones más eficientes. El open source, y sobre todo el open source empresarial, que da garantías adecuadas a los clientes empresariales, es la respuesta que desafía a los jugadores con un status quo establecido. Realmente se están viendo y encontrando las soluciones más adecuadas en el código abierto y especialmente ahora. Por tanto, esto está beneficiando en general al open source, y al open source empresarial, que ofrece más oportunidades y la gente que considera estas alternativas está más abierta.

G.T. Estamos, por tanto, en un momento de inflexión para el modelo tecnológico basado en el open source. ¿Cree que se están viendo reforzadas las empresas de código abierto de esta recesión mundial?

J.W. Sí, las empresas que se centran en un modelo tecnológico basado en open source experimentan crecimientos importantes, en concreto Red Hat está creciendo progresivamente y de hecho es la única empresa que está cotizada en Bolsa y que basa su modelo tecnológico cien por cien en open source.

Estoy contacto con los dirigentes de otras empresas que también trabajan en open source y aunque sean empresas más pequeñas que Red Hat y no estén cotizadas en Bolsa, sí que están teniendo todos grandes beneficios. Y sin duda, todos coinciden en que la crisis económica refuerza este modelo.

G. T. Su participación en el Foro Económico de Empleo, invitado por el presidente Obama, confirma la importancia de su visión y aportación de Red Hat para la evolución de la industria tecnológica a nivel global. ¿Qué conclusiones reales y soluciones surgieron de aquel Foro? ¿Será determinantes en el futuro de esta industria?

J.W. Una conclusión importante que defendió Red Hat y otras empresas como Google, que también participó, es la idea de construir una plataforma de valor que requiere de varias cosas, pero que se basa fundamentalmente en la colaboración y en el intercambio de ideas y de aportaciones hechas entre distintos jugadores de forma colaborativa. Y que la tecnología puede aportar muchas cosas y el modelo de desarrollo basado en cosas abiertas, en tecnología abierta, estándares abiertos, información abierta, puede aportar muchísimo.

Cuestiones como el ancho de banda para que la gente pueda comunicarse mejor, establecer redes sociales para mejorar la colaboración, aspectos como mejorar esas colaboraciones desde organismos públicos, todo ello va a favorecer el desarrollo económico y, en general, la sociedad.

Estoy convencido de que las empresas que más valor añadido y más riqueza van a generar, ya es así y va a seguir siendo así el siglo en que estamos, son aquellas que basan su actividad en ideas más que en activos físicos, como pueden ser aviones, fábricas o instalaciones físicas. Es representativo que las dos empresas de tecnología que estaban en la reunión, Google y Red Hat, tienen mucho que ver con el mundo abierto. Si bien Google no vende soluciones basadas en open source, sí toda su oferta de servicios se apoya en tecnología open source, por tanto, no podría existir si no fuera aprovechando este modelo tecnológico. Igualmente es el caso de Red Hat.

Insisto en la idea en que al final las empresas que están demostrando generar más valor y empujar más en la sociedad son las que se apoyan en ideas, y que la apuesta por mejorar la educación, la tecnología, las comunicaciones, ese tipo de políticas son las que van a generar más empleo y empleo de más calidad.

G.T. La sostenibilidad del código abierto como base de un modelo de negocio innovador ya es una realidad en el entorno empresarial. Pero, ¿qué hay del Sector Público? ¿Por qué no acaban de ver que este modelo es realmente una oportunidad para la creación de empleo y riqueza en las economías? Es un cambio de mentalidad que les cuesta asumir, ¿por qué?

J.W. El apoyo del Sector Público hacia el open source cambia mucho de un país a otro. Hay países que tienen una política altamente favorecedora al open source, hay países que son neutrales y hay otros cuya política no favorece nada. No se puede hacer, por tanto, una afirmación general.

También hay que tener en cuenta el coste de pasar de un estadio de software privativo a open source, hay un coste de migración. Cuando tú ya estás embarcado en un tren, el tren ya lleva una inercia y cambiar de tren tiene su coste. Ese coste quizás las empresas privadas lo están acometiendo con más energía porque ven el retorno de la inversión y hacen ese cambio porque van a ahorrar dinero y pueden invertirlo en función de esos ahorros. Mientras que en el Sector Público no se invierte el dinero de forma tan clara basado en el retorno con un ahorro a medio plazo; por lo tanto cuesta más a veces tomar estas decisiones de migración. No obstante, sí que hay una tendencia importante a cambiar de UNIX a Linux claramente y en el Sector Público también se está iniciando.

Finalmente, España es un país donde nosotros sí observamos apoyo al open source y cambia de una región a otra, pero en general desde Red Hat estamos muy contentos del trabajo con la Administración Pública y creemos que España está más avanzada que otros países en cuanto a la adopción de tecnologías open source por parte del Sector Público.

G.T.¿Piensa que la estandarización como política empresarial es la mejor opción al cambio? Un cambio necesario, por otra parte…

J.W. La respuesta es clara que sí. Cuando una empresa, y es verdad que ocurre además, busca estándares, en Red Hat va a encontrar respuestas y es especialmente relevante para la línea de negocio de JBoss, y en general para las tecnologías de integración, middleware, servidor de aplicaciones, SOA, las tecnologías que sirven para integrar dos servicios web, porque ahí es muy importante respetar los estándares para que sus proyectos salgan bien, para favorecer la tecnología y para poder mantenerlo en un futuro con unos costes.

Las empresas se han dado cuenta que buscan estándares y nuestra tecnología, JBoss, es particularmente diferencial con el resto de sus competidores en tecnologías privativas, porque JBoss primero porque es open source, y el modelo de desarrollo del open source tiene que estar basado en estándares . Y, segundo, porque es una tecnología de última generación y se ha construido desde el inicio respetando los últimos estándares y basándose en estándares, tiene una ventaja frente a tecnologías privativas que son más antiguas y que las han desarrollo empresas según sus propios criterios, pero no con una tendencia tan clara de respetar los estándares, y sobre todo, los estándares abiertos. Así, los clientes también encuentran en ello una respuesta mejor a sus necesidades de cumplir con los estándares.

Esto es muy importante: no se trata sólo de cumplir con unos estándares, sino también que la arquitectura, la solución, esté definida de manera que esos estándares beneficien al cliente. Red Hat presta mucha importancia a este punto porque creemos en la elección del cliente. No es suficiente decir que tu tecnología cumpla con unos estándares, sino que tiene que ser posible que estos sirvan para dar más elección al cliente.

Por ejemplo, VMWare y los clientes que usan su hipervisor se ven obligados a usar las herramientas de gestión de VMWare. VMWare seguro que dirá que cumple con unos ciertos de estándares tecnológicos, pero a la hora de la verdad los clientes tienen que utilizar la herramienta de VMWare para gestionar su hipervisor, además de las herramientas de gestión de otras casas. Lo cual quizás no es lo más eficiente ni lo más lógico.

Desde Red Hat pensamos que es bueno dar la elección al cliente, de que combine las tecnologías de la mejor manera que estime oportuno y nos preocupamos mucho de construir la tecnología por capas o por módulos, cada uno de los cuales tiene no sólo respeto y adherencia a los estándares, sino también un conjunto de APIS y de interfaces que permitan combinar nuestra tecnología con la de terceros. De hecho, cualquier casa comercial que tenga herramientas que sean combinadas con las nuestras, puede trabajar con las nuestras también. DEA o EMC están construyendo adaptadores para trabajar de manera certificada y combinada con tecnología de Red Hat, y Red Hat lo favorece y lo apoya.

G.T. ¿Podemos afirmar que las compañías que primero han adoptado arquitecturas estándares, y por consiguiente, han agilizado la modernización de sus sistemas reduciendo costes e incrementando calidad, son las que lideran la industria tecnológica mundial?

J.W. Estoy de acuerdo. De hecho, la industria de la informática, que ha tenido cambios desde sistemas centralizados a sistemas distribuidos, y ahora vemos cómo aprovecha el poder de arquitecturas basadas en comodities pero de nuevo dando mucho protagonismo al centro de datos, se está volviendo a tener servicios bajo demanda de ese centro de datos centralizado. Pero para lograrlo es muy importante que todas estas tecnologías distribuidas de distintos fabricantes, tecnologías combinadas, trabajen juntas de la mejor manera posible y los clientes están eligiendo estas tecnologías basadas en estándares y en la colaboración de todos los proveedores que las desarrollan. Esto es realmente el corazón de la arquitectura tipo nube que va dando beneficios a toda la industria.

“Red Hat cree en un mundo abierto, en un mundo competitivo donde el cliente tenga elección”

Puede haber escenarios donde siga teniendo mucho sentido una arquitectura mucho más verticalizada para aplicaciones en concreto, pero en general el futuro, y ya casi el presente también de la industria, pasa por esta horizontalidad de los sistemas, esta colaboración de todos los modelos tecnológicas para que crear sistemas que puedan responder a estas necesidades de nube o de servicios bajo demanda. Las empresas mejor preparadas para combinar esto son aquellas que se adhieren de manera escrupulosa a los estándares y facilitan la colaboración a nivel de los propios sistemas, de la propia tecnología, yendo un paso más allá de la adhesión a los estándares, haciéndolos abiertos y la tecnología abierta para que todo se pueda hablar.

G.T. Al final, la transparencia es la que aporta prestigio a la compañía dentro del mercado, y en el caso de Red Hat, dentro de la comunidad del código abierto. ¿Es para vosotros la comunidad el principal valor y apoyo?

J.W. Totalmente. Red Hat es una empresa única, en tanto en cuanto es grande, cotiza en Bolsa, tiene beneficios y además tiene una relación muy especial con la comunidad open source. Red Hat sabe que es en esta relación donde crea valor. Somos muy conscientes que creamos valor trabajando con la comunidad abierta del open source, y extrae valor suministrando junto a una serie de servicios adicionales esa tecnología a sus clientes, y devolviendo valor a sus propios accionistas como empresa. Pero lo primero que tiene que hacer Red Hat es crear valor trabajando junto a la comunidad de software abierto y es casi lo más importante. La misión de la empresa dice que Red Hat es un catalizador del trabajo con las comunidades, con nuestros socios y también con nuestros clientes. Pero sobre todo, y primero, todo empieza en la comunidad. Nosotros sabemos que estamos juntos con la comunidad en esto y que no debemos ser un mero distribuidor de la tecnología, sino que debemos liberar, apoyar y potenciar el desarrollo open source.

Un ejemplo de este apoyo son los desktops, donde Red Hat no tienen un interés comercial especial y, sin embargo, tenemos desarrolladores que trabajan en funcionalidades específicas de desktop. Pagamos las nóminas de estos empleados para que esto se haga porque es importante también que Red Hat cubra las necesidades de la comunidad, no sólo en aquellas cosas que luego podemos explotar comercialmente, sino en cosas sin ánimo de lucro y que son importantes para la comunidad.

Por supuesto, también nos preocupa que las necesidades de nuestros clientes se desarrollen en nuestros productos y queden reflejadas en el roadmap del producto, cosa que hacemos con los cientos de ingenieros dedicados a ello, pero también tenemos muchos recursos dedicados a contribuir con la comunidad, al igual que la comunidad también nos ayuda mucho en todo nuestro catálogo de producto.

Actualmente nos estamos planteando analizar los pasos desde el punto de vista jurídico para la liberación de todo nuestro código, el actual y el generado a futuro, con el espíritu de que lo que se paga con dinero público debe compartirse públicamente con la comunidad.

G.T. Hablemos ahora de la estrategia de Red Hat en cuanto a las tendencias que se impondrán en el mercado tecnológico mundial, como es el cloud computing y la virtualización. ¿Qué alianzas y planes tenéis en la actualidad para seguir liderando y ser altamente competitivos en estos entornos?

J.W. Para Red Hat lo más importante es lo que sea mejor para el cliente. Tampoco es que seamos la única empresa con esta actitud y, por lo tanto, muchas veces nos encontramos colaborando de manera positiva con algunas compañías que también podrían ser nuestros competidores de cara a favorecer los intereses del cliente. Esto es muy importante y es la forma de trabajar normal.

Asimismo, en lo que se refiere a virtualización y cloud es muy importante de nuevo el tema de los estándares. Red Hat está trabajando con éxito en crear tecnología estándar que puede ser utilizada por los clientes en sus nubes internas y con la misma tecnologías trabajar en nubes semipúblicas y nubes públicas, y moverse en la carga de trabajo de estas distintas nubes con la mayor facilidad posible.

Esos esfuerzos de Red Hat por dotar a la nube de una arquitectura basada en estándares están siendo reconocidos por el mercado, por el ecosistema y por otras empresas que también participan de estos cambios como es, por ejemplo, IBM, que hace poco ha anunciado un servicio de cloud para el desarrollo del software basado en tecnología de Red Hat, o empresas como operadores de comunicaciones, como NTT, que es el mayor proveedor de servicios de Google de telecomunicaciones y que también ha elegido trabajar con Red Hat para sus servicios de nube y de virtualización.

La nube tiene un enorme potencial de generar valor a través de ahorros y de mayor flexibilidad en el servicio para los clientes, pero también existe el potencial de que los clientes se vean atrapados en los servicios de nube y es muy importante que esto no ocurra. Por eso, Red Hat está trabajando de manera decidida en que los clientes puedan mover sus cargas de trabajo de unas nubes a otras, de su nube interna a su nube pública, pero también entre varias nubes públicas, de una manera sencilla y con un mínimo costes, de forma que los clientes tengan elección, ya que las nubes, según cómo se definan, también pueden tener muchos riesgos para los clientes. Si el cliente no puede cambiar su carga de trabajo de la nube de la cual es cliente, seguramente eso no es lo que más va a reducir sus costes, sino que una vez en esa situación, puede incluso interceptarlo y puede reducir su flexibilidad.

Red Hat cree en un mundo abierto, en un mundo competitivo donde el cliente tenga elección, y por tanto, está trabajando para que los clientes puedan moverse de unas nubes a otras, tanto a nivel interno como en términos públicos.

G.T. ¿Alguna solución novedosa a corto plazo que irrumpa y revolucione la industria en el ámbito de la virtualización?

J.W. Hay noticias frescas. Acabamos de anunciar un servicio, Cloud Access, que básicamente es una política de Red Hat por la cual facilitamos a nuestros clientes empresariales que trabajen en la nube. En este caso, ya está disponible junto con Amazon y los clientes que tienen suscripciones de Red Hat Enterprise Linux adquiridas con Red Hat y quieren poner parte de su carga de trabajo en Amazon, pueden hacerlo sin problemas y sin tener que adquirir nuevamente las suscripciones de Red Hat y sin tener que pagar a Amazon para que lo haga, sino que simplemente pueden utilizar el derecho de uso de esa suscripción en la nube con Amazon o internamente en su empresa. Red Hat ha creado un modelo de relación con los clientes que lo permite, facilitándolo al máximo, de manera que los clientes no tienen que preocuparse. Y esto es en lo que Red Hat cree cuando habla de la nube, tanto a nivel técnico como a nivel comercial, o a nivel de relación con los clientes es facilitarles la vida para que pongan la carga de trabajo allí donde tenga más sentido y donde ellos elijan.

G.T. Para finalizar, ¿cuál es el secreto de vuestro éxito, aún en tiempos de recesión? Esto es importante para empresas que están empezando a confiar en el modelo del open source y que no desvanezcan en su empeño por tener un hueco en el mercado. Porque la clave no estará sólo en ser una compañía de Linux, imagino, sino en mucho más…

Whitehurst nos da las claves del futuro de la industria tecnológica.

J.W. El éxito de Red Hat se basa de nuevo en su relación con la comunidad en ese rol de catalizador. Los esfuerzos de la comunidad sirven para generar juntos un flujo de innovación de soluciones mejores que entregamos a los clientes junto con una serie de servicios de valor añadido, que hacen usable esa tecnología con confianza por parte de las empresas, pero sin estar empujando u obligando a las empresas a usar esta tecnología, es su elección. Nosotros lo facilitamos.

Pero desde ese punto de vista no somos una empresa que realmente vende y cobra por el software, sino que vendemos una suscripción que permite, durante un determinado tiempo, beneficiarse de esas innovaciones que son muy importantes, y que a lo largo de los años han surgido cosas como temas de seguridad, virtualización o productos nuevos, como JBoss, y todo esto el cliente puede ir adoptándolo o no. No es es el interés de Red Hat el ir empujando una versión y otra versión, sino que lo entregamos de manera estable, probada, con servicios que lo hacen usable. No somos una casa de software que esté empujando este software, sino que realmente empujamos los servicios de valor añadido que hacen que el software sea útil para los clientes que pueden extraer valor de él.

Por tanto, es muy importante reconocer que no vendemos software, sino que vendemos servicios de valor añadido que hacen que la satisfacción del cliente sea muy elevada. De hecho, hay estudios como el de la revista CIO Insight, que todos los años mide a nivel mundial el valor que entregan los distintos vendedores de IT, y Red Hat persistentemente cada año es número uno en este informe porque nos importa mucho la satisfacción del cliente y lo que estamos dando son servicios de valor añadido. Esto es el consejo que podríamos dar a cualquier empresa que intente seguir el camino de Red Hat, y es que reconozca que no vende ni cobra por el software, sino por los servicios de valor añadido que hacen que ese software sea útil y satisfactorio para los clientes.

Compartir.

Responder