“España es el único gran país de Europa sin una Ley de Acceso a la Información Pública”

0

Es necesario acceder y disponer de información reutilizable para poder hacerla comprensible al ciudadano

Mar Cabra
Periodista de investigación y directora de la Fundación Ciudadana Civio

GACETA TECNOLÓGICA / CC BY SA 3.0 UNPORTED

Gaceta Tecnológica con Mar Cabra, en el marco del OpenData Sevilla.

¿Conocemos los españoles nuestra legislación y cómo hacer uso de los datos públicos? ¿Qué sabemos de nuestros derechos como ciudadanos sobre el acceso a la información pública? Para dar forma a estas inquietudes y definir el actual contexto en nuestro país, se están llevando a cabo diferentes encuentros con el objetivo de promover los principios de transparencia y acceso a la información. Una de las citas más importantes ha tenido lugar en Sevilla bajo las premisas de potenciar la participación y colaboración, a través de la apertura de datos públicos, sus motivaciones y objetivos en la ciudadanía, con la participación de profesionales del sector y miembros de las instituciones públicas. Entre estos referentes nos encontramos a Mar Cabra, conocida por su excelente trabajo como directora de la Fundación Ciudadana Civio, pero ante todo una acérrima defensora del valor del periodismo de datos para la sociedad. En esta entrevista nos ha pintado el escenario real que existe en España en cuanto a transparencia y acceso a esta información pública.

Gaceta Tecnológica. ¿Con el marco legal vigente, cualquier ciudadano que formule una pregunta debe obtener respuesta?

Mar Cabra. Depende de lo que pidas. En el marco legal vigente tenemos el Real Decreto de Reutilización del 2011, que obliga a la publicación de cierto tipo de información y, además, publicarse en formato reutilizable, por lo que ahí tenemos un mínimo amparo en el que se entiende la información de las instituciones públicas como pública. Pero yo no he visto que se haya utilizado para pedir determinadas informaciones. El gran problema en España es que no tenemos una Ley de Acceso a la Información Pública como sí la tienen 93 países del mundo. España es el único gran país de Europa sin una ley de estas características. Por ejemplo, Uganda tiene esta ley, pero otros países pequeños como Chipre o Luxemburgo carecen también de ella.

G.T. ¿Qué quiere decir una Ley de Acceso a la Información Pública?

M.C. Aquí se llama Ley de Transparencia. Es una ley que garantiza que cualquier persona tenga derecho a acceder a la información generada y producida por las administraciones públicas. Cuando tu pides cierta información como ciudadano no tienen ninguna obligación a dartela, sin embargo, frente a todo esto hay un mínimo resquicio legal, te puedes amparar en parte al Real Decreto, y si es información sobre medio ambiente sí que existe una ley, la 27/2006, la Ley de Acceso a Información Medio Ambiental, que dice que toda persona tiene derecho a acceder a información que tiene que ver con medio ambiente. Hay casos exitosos como el de “España en llamas” donde un programador, escribe al Ministerio y le dice :“Hola, he visto en la página web que hay una base de datos con incendios forestales y usted solamente cuelga en la página un PDF con un resumen, ¿me puede dar la base datos?”, y después de varios meses la administración le dio la base de datos. Le dieron 170.822 incendios y por cada incendio hay más de 150 campos, estamos hablando de que la administración le dio una base de datos con al rededor de 29 millones de campos con información. Eso es un hito histórico porque es una de las primeras veces en España en las que la administración ha dado, tras una petición, una base de datos entera a un ciudadano. Por ejemplo, en el caso de Navarra, sí hay una Ley de Acceso a la Información que entra en vigor a finales de este año, el 28 de diciembre. A partir del 29 de diciembre tú puedes estar haciendo peticiones a la administración pública de Navarra y se supone que tienen que responderte en 15 días, con lo que podrás pedir bases de datos de gasto público, o algo más sencillo, como es quién es el que tiene la contrata de basura en Pamplona. Por otro lado también hay que tener en cuenta que somos parte de la Unión Europea y en la UE sí que hay un reglamento que dice que toda persona tiene derecho a acceder a documentos de cualquier organismo europeo (la Comisión, el Parlamento, el Consejo…).

G.T. ¿Y para cuándo esta Ley de Tranparencia?

M.C. Se está tramitando una Ley de Transparencia que está en el Congreso de los Diputados en proceso de enmienda, cuando se apruebe tardará un año en entrar en vigor, estamos hablando del 2014. Por lo que ejercer tu derecho a acceso a la información está muy limitado en España, por ahora. En Reino Unido la ley de acceso a la información entró en el 2005, desde el 2005 hasta ahora, ha cambiado radicalmente la manera de hacer periodismo.

“Cuantos más pasos intermedios metamos en el proceso, más difícil para los ciudadanos, y más difícil para el reutilizador. Hay que hacer los datos más accesibles de alguna otra manera.”

G.T. De hecho son referencia dentro del periodismo de datos.

M.C. Sí, ahora “The Guardian” está haciendo mucho ruido y es la referencia europea, pero bueno en EE. UU. se lleva haciendo de manera continua desde finales de los años 70 y en América Latina, que no hacen tanto ruido por que no son tan “marketingnianos”, también están haciendo un periodismo increíble.


G.T. ¿Qué recursos se necesitan para sacar adelante una labor de periodismo de datos a este nivel?

M.C. Mar Cabra. Depende de hasta dónde quieras llegar. El periodista nunca tendría que quedarse en la nota de prensa, sino investigar los datos en cuestión (datos del INE, por ejemplo), analizarlos y ver cuál es el titular y no hacer el titular que te vende el gabinete de prensa. Eso ya es un mínimo de periodismo de datos. Creo que el periodista tiene que entender cómo funciona la hoja de cálculo para sacar una conclusiones básicas. Por ejemplo, si OpenData Euskadi te da un listado de sueldos de los altos cargos, lo ideal es que con ellos puedas hacer fórmulas de sumas y restas, cambio proporcional y cómo varía a lo largo de los años. Un caso real del País Vasco es que cuando salieron estos datos, una periodista de “El Mundo” los cogió, se los imprimió y con su calculadora se fue haciendo fórmula por fórmula. Eso le costó toda una mañana, con una hoja de cálculo habría tardado menos de una hora. Los periodistas de los medios de comunicación tienen que abrir su mente a tener información o experiencia en este tipo de trabajo que no solo sea “tengo buenas fuentes de información”, sino que hay que saber analizar los datos que ya están públicos.

“En Reino Unido, las entidades locales tienen que publicar todas las facturas de gasto por encima de 500 libras, que son como 600 euros, con eso puedes hacer muchas cosas”.

G.T. ¿Qué formato es el más accesible para cualquier ciudadano y para cualquier periodista o empresa?

M.C. Son diferentes niveles que tienen diferentes niveles de acceso. Hay que hacer hincapié en la negatividad de publicar datos en PDF. Cuando yo publico algo en PDF es como si yo publicase una foto de mi iphone, de ahí no puedo sustraer nada. La única manera de hacerlo es poner a alguien a que te pique los datos manualmente. Si tu tienes un PDF con una tabla, significa que lo tienes en una hoja de cálculo. Hay que quitarse el miedo a publicar en una hoja de cálculo, no es un problema.

 

Yo creo que siempre que se pueda publicar una información en CSV mejor, y luego que se ofrezca tantos niveles de acceso como tú quieras. Cuantos más pasos intermedios metamos en el proceso, más difícil para los ciudadanos, y más difícil para el reutilizador. Hay que hacer los datos más accesibles de alguna otra manera. Incluso en los portales de open data, mi experiencia es que tienen que trabajar más en la usabilidad.

G.T. Lo que se genera en torno a la apertura de datos aún no es medible, por tanto no puedes venderlo…

M.C. Realmente en la faceta del periodismo no se centran tanto en cómo lo voy a vender, si no en cómo lo voy a hacer comprensible para la ciudadanía. Ahora bien, si estamos hablando del open data y el valor del open data, es muy difícil darle valor cuando en España los datos que hay son muy pobres, encuentras algunas cosas, pero no es lo que tu querrías ver. En Reino Unido, para haceros una idea, las entidades locales tienen que publicar todas las facturas de gasto por encima de 500 libras, que son como 600 euros, con eso puedes hacer muchas cosas.

GACETA TECNOLÓGICA / CC BY-SA 3.0 UNPORTED

Mar Cabra nos habla de la Ley de Transparencia.

 

G.T. ¿Pero hay negocio detrás del open data?

M.C. Uno de los primeros negocios de open data fue alrededor de la utilización de datos meteorológicos, estamos viviendo un momento en España en el que estos datos se han cerrado “porque es complicado de mantener” y no, no es complicado de mantener, es que se quiere hacer negocio por que se ha visto que de ahí se puede sacar dinero. Mucha gente, incluida yo, no sabemos por qué la Agencia Estatal de Meteorología cierra los datos y no te los da en el momento, con lo sencillo que era un FTP… Por tanto, ¿cómo le vas a dar valor si realmente lo que puedes hacer es muy poco? Es difícil sacar negocio si no das materia prima, porque la materia prima es lo importante.

G.T. ¿Por qué en España no se ha hecho periodismo a este nivel que estamos hablando?

M.C. Hay que hacer mucha evangelización. El periodista está acostumbrado a cubrir la calle pero además hay otro tipo de investigación que tu puedes hacer rastreando en registros, en bases de datos o pidiendo información porque es tu derecho. De esta manera puedes contar las cosas de una forma mucho más precisa.

También creo mucho en la formación, por eso desde la Fundación Civio coordinamos un grupo de trabajo de periodismo de datos en el Medialab Prado, donde nos reunimos una vez al mes, hay streaming de las sesiones e intentamos que todo sea muy práctico. Por otro lado también estoy involucrada en formación de postgrado, estoy en el máster de “Periodismo de investigación, datos y visualización”de la escuela de periodismo de Unidad Editorial y con la Universidad Rey Juan Carlos que se inicia este año. Y estoy en el máster de “Periodismo digital” en el Instituto Empresa de Madrid.

Los periodistas tenemos que empezar a pensar a medio plazo, y esto la Ley de Acceso a la Información no la va a cambiar, ya que tal y como está redactada ahora te dice que te responden a los 30 días. Con lo cual no tenemos que pensar en la Ley de Acceso a la Información para la noticia de mañana. Pero hay cosas que puedes tener de “fondo de armario” y luego sacas la noticia cuando te llegue. Es una buena manera de conseguir exclusivas, el coste que te supone es cero, solamente mandar un e-mail y luego echar muchas horas.

Trabajar con datos es difícil, pero mucho menos de lo que se piensa y se puede sacar una noticia que nadie más tiene.

Compartir.

Responder