“La información pública ha sido producida con dinero de todos y es de todos”

0

El Director de Atención Ciudadana en el Gobierno Vasco nos hace un anticipo de su ponencia en el Opendata Sevilla

Alberto Ortiz de Zarate
Director de Atención Ciudadana en el Gobierno Vasco

A pocos días de las II Jornadas Gobierno Abierto y Opendata Sevilla, Alberto Ortiz de Zarate, director de Atención Ciudadana en el Gobierno Vasco, y ponente que asistirá a la cita, ha respondido a la organización a unas breves preguntas sobre las administraciones y la apertura pública, y los pasos que deben dar para conseguir llegar a un modelo de gobierno abierto.

Pregunta. ¿Cuáles son las reflexiones más importantes que quieres abordar en tu ponencia?

Respuesta. En mi ponencia voy a explicar el “modelo LUDO de gobierno abierto”. Se trata de un modelo descriptivo que permite entender y ordenar las iniciativas de gobierno abierto en el marco del ciclo de creación de las políticas públicas.

Podemos decir que tras el modelo LUDO subyace la tesis de que la transparencia, la participación y la colaboración necesitan de un buen diseño y una buena práctica para alcanzar sus objetivos. Una de las claves de ese diseño es comprender el momento del ciclo de las políticas públicas en que se está aplicando. Otra clave es definir bien el grado de apertura, la cantidad de poder que se devuelve a la ciudadanía.

Por ejemplo, una política pública de apertura de datos, a la luz del modelo, puede ser una iniciativa de transparencia, en el caso de que provea datos valiosos para la evaluación y el control social. También puede ser una política participativa, siempre que permita la toma de decisiones compartida. Pero la apertura de datos no es valiosa si no se configura como una política de colaboración, que entrega datos para que la iniciativa social cree valor público a partir de ellos.

P. ¿Qué argumentos darías a las administraciones para que lleven a cabo acciones de apertura de datos?

R. Yo distingo tres gamas de argumentos.

El primero es el de los derechos ciudadanos. La información pública ha sido producida con dinero de todos y es de todos. Es un bien común. Por lo tanto, debe estar accesible para que pueda reutilizarse.

El segundo es el argumento de la legitimidad. Un Gobierno que quiera legitimarse ante la ciudadanía debe practicar una transparencia radical, como requisito previo para una corresponsabilidad en la gestión de lo público y lo común. La apertura de datos es un paso importante en esa dirección, porque empodera a los agentes sociales.

El tercero es el argumento económico. La información, como bien sabe Google, posee un valor económico latente. Si liberamos información reutilizable, estamos proporcionando materia prima para la generación de nuevos productos y servicios que redundarán en mayor riqueza para el territorio. En este contexto de crisis, es una de las mejores inversiones que pueden hacerse.

P. ¿Qué primeros pasos crees que hay que seguir para llevar esas acciones a cabo?

R.– Alto liderazgo: es importante que el proyecto venga apoyado de manera estratégica, y que ese apoyo sea sonoro y continuado en el tiempo.

– Sostenibilidad: en los tiempos que corren, es obligado optar por un proceso barato de apertura, que libere muchos datos con bajo coste. La buena noticia es que es posible.

– Posibilismo: hay que concentrar los esfuerzos en liberar datos, más que en planificar, organizar o inventariar el acervo informativo de la institución. Lo primero es adquirir masa crítica, y para eso hay que empezar por lo más útil y lo más factible.

– Participación: la política de datos abiertos debe codiseñarse con los reutilizadores, no solo tecnológicos, sino también económicos y sociales. Hay que tener una interlocución constante con el sector infomediario.

– Entusiasmo: este no es un proyecto rutinario, sino lo que por aquí llamamos “un mamut lanudo”. ¡A por él! Es tiempo de caza.

Compartir.

Responder